Alzheimer: 7 técnicas de intervención usadas por el terapeuta ocupacional

ocupaciones

Los terapeutas ocupacionales son profesionales cada vez más necesarios en los diversos ámbitos de salud. Esta profesión sociosanitaria está ligada al campo de la rehabilitación e integración. Está centrada en prevenir y/o disminuir las consecuencias de trastornos físicos, psíquicos, sensoriales o sociales. ¿Y cuál es el objetivo? «Simplemente» capacitar a la persona a alcanzar el mayor grado de independencia posible en su vida diaria (autocuidado, ocio, trabajo…). Por esto es fácil comprender que cuando se trata de personas con Alzheimer, la terapia ocupacional puede generar beneficios fundamentales en la vida del paciente y de las personas involucradas con la enfermedad.

Recientemente hablamos sobre: Cómo el terapeuta ocupacional ayuda a la persona con Alzheimer y sus cuidadores. Existe una demanda creciente en el desarrollo de enfoques no farmacológicos para tratar personas con demencia y por esto la intervención del terapeuta ocupacional basados en los recursos existentes y en la capacidad de adaptación a la persona son cada vez más valorados (principalmente por aquellos que lo experimentan).

Por esta razón hoy nos centraremos en ejemplificar algunas de las principales técnicas de intervención usadas para trabajar con pacientes con demencia.

7 técnicas de intervención usadas en la terapia ocupacional para personas con Alzheimer

1 – Técnica de Reminiscencia

reminiscencia fotos
Reactivar los recuerdos de una persona con demencia es un gran paso. La reminiscencia es una metodología muy usada como terapia o herramienta para acceder a nuestros recuerdos que están escondidos o perdidos por medio de la estimulación sensorial – que puede ser visual, sonora, táctil o con el uso de otros sentidos. El principal objetivo de la técnica es estimular, especialmente, la memoria autobiográfica, así como procesos cognitivos de orientación, atención, lenguaje y memoria semántica.

Ejemplo de actividad de Reminiscencia: crea una caja de recuerdos

Es importante que toda la actividad que sea planteada tenga en cuenta el contexto de la persona buscando siempre recuerdos que evoquen y tengan significado para ella.

2 – Técnica de Orientación a la Realidad (Tor)
La orientación temporal y espacial es muy importante cuando hablamos de personas con Alzheimer. Si logramos proporcionarle herramientas para indicarle dónde está, en que día, con quién, evitaremos angustia y sentimientos de ansiedad que pueden acompañar la enfermedad. Con el avance del Alzheimer esta capacidad se irá degenerando y poco a poco tendremos que adaptarla.

Los terapeutas ocupacionales utilizan esta esta técnica tanto para disminuir el grado de desorientación del paciente como para mejorar su comunicación. Además de ser usadas en las sesiones también son recomendadas para el uso diario en casa.

Ejemplo: Utilice el calendario en la rutina

3 – Técnica de Terapia Psicomotriz
Importante y muy completa, la terapia psicomotriz es una técnica global donde el paciente trabaja mente, cuerpo, afectividad y roles sociales.

Se trabaja: coordinación, equilibrio, fuerza muscular, percepción del cuerpo en el espacio, memoria reciente y remota, atención, lenguaje y comunicación no verbal.

Aún siendo tan completa las actividades que se desarrollan son sencillas permitiendo que la persona se sienta cómoda y seguro mientras realizas las diferentes tareas. Las instrucciones que le damos son muy concretas y los materiales son fácilmente manipulables.

Puedes encontrar muchas ideas en nuestra Lista de Actividades para estimulación en la Terapia Ocupacional

4 – Técnica de Estimulación Sensorial
La estimulación sensorial no es solamente algo que está de moda ya que está comprobado que disminuye la ansiedad, agresividad y apatía del paciente y también es positiva para el bienestar del cuidador. La idea principal es estimular y mantener las funciones de los cinco sentidos mediante actividades de atención, concentración, fijación, coordinación, motricidad y reconocimiento de estímulos.

Puedes inspirarte y convertir la cocina en una experiencia sensorial

5 – Técnica de Mantenimiento de las Actividades de la vida diaria.
Seguramente esta técnica será esencial durante todas las etapas de la enfermedad de Alzheimer. La rutina es muy importante para mantener las capacidades de la persona con demencia funcionales por más tiempo. La prioridad que que el paciente pueda seguir a lo largo del tiempo realizando sus actividades de la vida diaria.

Para esto es necesario entrenar todas las AVDS como aseo y arreglo personal, alimentación, vestido, deambulación. También deben ser trabajadas lo que llamamos actividades instrumentales, por lo menos en las primeras etapas, como gestión del dinero, hacer la compra, etc.
entorno alzheimer

6 – Técnica de Reeducación y Estructuración del entorno

Asociada a las actividades de la vida diaria, el terapeuta ocupacional es el profesional que puede evaluar el entorno del paciente y prepararlo para mantener el mayor grado de independencia funcional.
En el entorno los ajustes serán adaptados en función de factores tan importantes como la seguridad, estabilidad, economía, mantenimiento, etc.

Mira este artículo sobre: Cambios para adaptar la casa para una persona con Alzheimer

Además puedes ver técnicas de motricidad fina con las actividades diarias aquí

7 – Técnica de Rehabilitación Funcional
Esto se refiere a entrenar sobre aquellas limitaciones funcionales que tiene el paciente a la hora de realizar sus actividades del día a día. Hay que evaluar si existen alteraciones del tono muscular, coordinación de movimientos y de la sensibilidad para comprender el grado de limitación y poder de este modo diseñar actividades personalizadas.

Además de todas estas técnicas, una otra función muy importante de los terapeutas ocupacionales es el asesoramiento a Familiares y Cuidadores. La participación activa de los familiares y/o cuidadores del paciente con Alzheimer favorece una mejora en su calidad de vida, refuerza de forma positiva su interacción, mejora su autoestima, confianza y seguridad.

Cuando el terapeuta ocupacional puede interactuar con la familia del paciente, puede evaluar la realización de sus actividades diarias, el seguimiento del avance de la enfermedad y orientar a los familiares sobre las adaptaciones necesarias.

La terapia ocupacional puede ser una intervención eficaz para mantener la cognición y la funcionalidad y reducir los síntomas psiquiátricos en pacientes con demencia.
Aún no existe cura para el Alzheimer y sabemos que tratase de una enfermedad degenerativa y progresiva. Pero si se hace un trabajo conjunto entre terapeutas, cuidadores, familiares y paciente es posible retrasar el deterioro cognitivo y funcional de la persona y conseguir que sea lo más independiente posible hasta que la enfermedad lo limite realmente.

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*