¿Por qué dormir de seis a ocho horas por día puede reducir el riesgo de Alzheimer?

sueño

Dormir bien y las horas adecuadas es bueno para nuestra salud, esto es un hecho. Pero ¿sabías que además de esto, la correcta higiene del sueño puede reducir el riesgo de demencia, incluso de muerte?

Aunque se sabe desde hace algún tiempo que las personas con demencia suelen tener un sueño deficiente y fragmentado, dos nuevos estudios sugieren que si no duermes lo suficiente, corres un mayor riesgo de tener demencia.

La recomendación es: Duerme de seis a ocho horas todas las noches.

En el primer estudio, fueron estudiados más de 2.800 personas de 65 años o más que participaban en el Estudio Nacional de Tendencias de Salud y Envejecimiento. los investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard examinaron la relación entre su autoinforme de las características del sueño en 2013 o 2014 y el desarrollo de demencia y / o muerte cinco años después. Encontraron que las personas que dormían menos de cinco horas por noche tenían el doble de probabilidades de desarrollar demencia y el doble de probabilidades de morir, en comparación con las que dormían de seis a ocho horas por noche. Este estudio controló las características demográficas, incluida la edad, el estado civil, la raza, la educación, las condiciones de salud y el peso corporal.

En el segundo estudio, investigadores de Europa (incluidos Francia, el Reino Unido, los Países Bajos y Finlandia) examinaron los datos de casi 8.000 participantes en un estudio diferente y encontraron que dormir de forma constante seis horas o menos a los 50, 60 y 70 años se asoció con un aumento del 30% del riesgo de demencia en comparación con una duración normal del sueño de siete horas. La edad promedio en el momento del diagnóstico de demencia fue de 77 años. Este estudio controló factores sociodemográficos, conductuales, cardio metabólicos y de salud mental, aunque la mayoría de los participantes eran blancos, con un mejor nivel de educación y más saludables que la población general. Además, aproximadamente a la mitad de los participantes se les midió la duración del sueño de manera objetiva utilizando un acelerómetro portátil. Este dispositivo rastrea el sueño a través de los movimientos corporales, lo que confirmó los datos del cuestionario.

El sueño inadecuado en la mediana edad puede provocar demencia

La novedad aquí es que el sueño inadecuado en la mediana edad aumenta el riesgo de demencia. Hay muchas razones para dormir mal en la mediana edad: trabajo por turnos, insomnio, responsabilidades de cuidado, ansiedad y fechas límite urgentes, por nombrar algunas. Si bien no todos son controlables, algunos sí lo son.
Por ejemplo, si actualmente solo duermes de cuatro a cinco horas porque te quedas despierto hasta tarde trabajando todas las noches, es posible que desees cambiar tus hábitos; de lo contrario, corres el riesgo de desarrollar demencia cuando te jubiles.

Esta relación entre el sueño en la mediana edad y la demencia en la vejez es importante no solo desde el punto de vista clínico, sino también desde el punto de vista científico. Siempre ha sido algo problemático intentar interpretar la relación entre la falta de sueño y la demencia. ¿Fue realmente el mal sueño lo que causó la demencia o solo los primeros síntomas de la demencia lo que causó el mal sueño? Al observar a las personas que se estudiaron inicialmente en la mediana edad, algunas de hasta 50 años, ahora estamos más seguros de que la falta de sueño puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia en 25 años o más en el futuro.

Limpia tu cerebro mientras duermes

Aunque no se comprende completamente por qué un sueño inadecuado aumenta el riesgo de demencia, una posible razón está relacionada con la deposición de la proteína beta-amiloide asociada al Alzheimer. Nadie está absolutamente seguro de cuál es realmente la función normal de esta proteína, aunque existe una creciente evidencia de que está involucrada en la defensa del cerebro contra los microorganismos invasores.

Durante el día, todos producimos parte de esta proteína beta amiloide en el cerebro. Sin embargo, cuando dormimos, las células cerebrales y sus conexiones se encogen. Esta contracción permite más espacio entre las células cerebrales, de manera que se pueden eliminar el beta amiloide y otras sustancias que se acumulan durante el día. O sea, mientras dormimos, el cerebro aprovecha para limpiar todas las toxinas. Como, por ejemplo, el complejo beta-amiloide. En cada órgano, la eliminación de “la basura” es un tema realmente importante y, de hecho, muchas enfermedades neurodegenerativas surgen de la acumulación de excesos de proteínas que acaban asfixiando las redes de neuronas.

Entonces, la teoría es que, si no duermes lo suficiente, tu cerebro no tendrá tiempo suficiente para drenar el beta amiloide y otras sustancias. Estas sustancias continúan acumulándose, día tras día, hasta que provocan demencia.

(Leer más: Cómo mejorar el sueño de las personas mayores)

La buena noticia es que puedes reducir el riesgo de desarrollar demencia si duermes lo suficiente. Un estudio realizado por investigadores en Toronto y Chicago examinó a personas con mayor riesgo genético de desarrollar Alzheimer. Descubrieron que dormir mejor no solo reducía la probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer clínica, sino que también reducía el desarrollo de otras patologías relacionadas con el cerebro.

Con todo esto, no nos costará concluir que el sueño no es solo una interrupción irritante entre los aspectos importantes de nuestra vida despierta. Al igual que comer bien y hacer ejercicio, dormir es absolutamente esencial para una buena salud cerebral. Estos dos nuevos estudios muestran que los efectos dañinos del sueño inadecuado pueden comenzar a los 50 años (si no antes) y pueden conducir a una demencia temprana y la muerte. Pero la buena noticia es que puedes reducir su riesgo de tener demencia simplemente permitiéndote de seis a ocho horas de sueño cada noche. Trata de evitar las pastillas para dormir, ya que no proporcionan el sueño profundo que necesita. Si tiene problemas para dormir, lo mejor son los enfoques no farmacológicos.

También te puede interesar:

Terapia ocupacional y calidad del sueño: entienda la relación

Una buena noche de sueño: cómo conseguir que la persona con Alzheimer duerma tranquila

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*