Seis pasos para prepararse para envejecer bien (sin contar con los hábitos saludables)

envejecer

Como dice el titular, hoy no hablaremos sobre qué hábitos saludables debemos seguir para lograr un mejor envejecimiento ¡Será sobre algo diferente!

Esto porque sabemos que la generación de adultos de la actualidad de cierto modo, intenta asegurarse de que gozará de buena salud y podrá disfrutar de los años venideros. Saben que hay que seguir algunas reglas conocidas como, comer bien, hacer ejercicio, realizar las revisiones periódicas y los exámenes recomendados por tu médico, entre otras cosas. Y si aún no las sigues, es el momento de empezar.

Lee estos consejos que seguro te ayudarán: Cómo reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer

Pero ahora vamos a lo que interesa, una lista que debes tener en cuenta con seis pasos para prepararte para envejecer bien:

1 – Adapta tu hogar.
Las escaleras, los baños y las cocinas pueden representar riesgos para las personas mayores. Incluso si no necesitas o no puedes realizar cambios ahora, realiza una revisión de seguridad anual para comprender que tipo de alteraciones pueden ser necesarias más adelante.

2 – Evita las caídas.
Las caídas son un problema importante para los ancianos: a menudo resultan en fracturas que pueden causar discapacidades, más problemas de salud o incluso la muerte. Las precauciones de seguridad son importantes, pero también, hay ejercicios que pueden mejorar el equilibrio y la fuerza.

3 – Considera las opciones de vivienda.
Cada vez se hace más común la idea de Cohousing o vivienda colaborativa.

Aunque este fenómeno sea más corriente en países del norte de Europa, en España ya hay proyectos de Cohousing en varias regiones. Estas comunidades no siempre se desarrollaron para atender a las personas mayores. Se basan en un estilo de vida en comunidad, pero con viviendas independientes. Cuentan con una gran cantidad de atención y apoyo coordinados disponibles, siendo adecuados para las personas mayores.

Si para ti esta alternativa no es viable (sea por no existir en tu país, o por tus condiciones de vida) hay que considerar posibilidades de cara al futuro: plantearse vivir más cerca a tus seres queridos, o en sitios donde la seguridad no sea un problema; también evaluar alternativas más cerca a pueblos o entornos que tengan más naturaleza y posibiliten una vida más saludable.
Recuerda que el entorno interno (nuestro hogar) y el entorno externo tienen mucha influencia en nuestra felicidad. Pero para lograr lo que queremos debemos empezar a pensar con mucha antelación.

4 – Piensa en el futuro sobre cómo obtener la ayuda que puedas necesitar.
A veces evitamos pensar sobre como seremos en el futuro, como se fuéramos mantenernos jóvenes para siempre.

Pero pensar en la etapa de la vejez como una nueva etapa, haciendo planes para cuando llegue el momento nos ayudará a estar más preparados. También a aceptar con dignidad el «declive inevitable» que hace parte de nuestro envejecimiento: la pérdida o disminución de algunas capacidades como la memoria, la audición o la vista, entender que el cuerpo funcionará a otro ritmo, valorar las experiencias de una otra manera.

Por esto es importante pensar en qué tipo de ayudas puedes lograr por ejemplo: para hacer la compra y preparación de comidas, el transporte, las reparaciones de la casa, la limpieza de la casa y la ayuda con las tareas financieras, como el pago de facturas. Muchas de estas tareas pueden ser compartida con amigos y familiares o con asociaciones de ayudas gubernamentales o no.

5 – Plan de emergencia.
¿A quién llamarías en caso de emergencia?
¿Hay alguien que pueda visitarte de forma regular?
¿Qué harías si te cayeras y no pudieras alcanzar el teléfono?

Estas preguntas no son alarmistas, peros son de situaciones que puede pasar perfectamente. Así que mantener los números de emergencia cerca de cada teléfono o en marcación rápida. Saber usar el móvil que puede ser adaptado en función de las capacidades (como lo comentamos aquí) o considerar invertir en algún tipo de sistema de alarma personal como los teleasistencia que hay aquí en España. Pero si tienes amigos o familiares siempre es válido estar cerca de esta red de apoyo.

6 – Escribe pautas de cuidado temprano.
Las pautas tempranas de atención médica, como un testamento vitalicio, un poder de atención médica duradero o un poder notarial médico, le permiten explicar el tipo de atención clínica que deseas caso te encuentres demasiado enfermo, confundido o lesionado para expresar tus deseos. Todo adulto debe tener estos documentos.

Puedes leer más aquí: Cómo afrontar un diagnóstico de Alzheimer en 8 pasos

¡Prepárate para disfrutar de la vejez! ¡Seguro que siguiendo estos pasos envejecerás con más seguridad y mejor!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*