¿Por qué las personas con Alzheimer deambulan y tienden a escaparse de casa?

anciano deambulando

Las personas con demencia corren el riesgo de perderse o accidentarse si salen solas de casa. Sin duda una de las preocupaciones de quién cuida es mantenerlas seguras. De hecho, no es sin razón la preocupación que existe con el acto de deambular. Efectivamente puede ser algo peligroso y 6 de cada 10 pacientes con Alzheimer deambularán.

¿Cuáles son los peligros de la deambulación? Los paseos por la casa pueden resultar en caídas importantes y los «fugitivos» enfrentan riesgos aún más graves. De los pacientes encontrados dentro de las 12 horas, el 93% sobrevivirá, pero el 80% de los que se pierden durante un período de más de 72 horas perecerá.

¿Pero qué hacer en una situación así sin herir los sentimientos de nuestro familiar o sin «humillarle» con medidas extremas? Muchos pueden pensar que los bloqueos son realmente necesarios porque lo comparan a situaciones de riesgo, como con los niños: los bebés pueden caerse de las alturas, por eso los colocamos en una cuna, los niños abren las ventanillas del coche y saltan, por lo que activamos las cerraduras de las puertas a prueba de niños. Pero deberíamos pensar dos veces antes de hacer lo mismo con las personas mayores, cuyas necesidades son marcadamente diferentes a las de los niños.

Para esto es necesario entender mejor su comportamiento y saber por qué las personas con Alzheimer deambulan y tienden a escaparse de casa.
Existe investigaciones que hablan sobre la necesidad de deambular de las personas con Alzheimer y se refieren a esta cuestión como siendo «la respuesta del cuerpo a la ansiedad«. El deambular ofrece la liberación fisiológica necesaria para disminuir los sentimientos de ansiedad tan comunes en las personas con demencia.

Sabemos que para todos la actividad física o el simple hecho de caminar trae efectos positivos para nuestro cuerpo y nuestra mente. Piense en cómo caminar por el vecindario, deambular por su jardín o mirar escaparates puede mejorar tu estado de ánimo cuando te encuentras nervioso, o si has discutido con alguien una buena caminada puede aclarar la mente.

Tratamos la deambulación como un síntoma indeseable de la enfermedad, pero quizás nos hemos apresurado a juzgar. El teórico social Michel Foucault cree que «medicalizar» y patologizar conductas como la deambulación fomenta el control social, lo que hace que sea socialmente permisible confinar a los pacientes físicamente y drogarlos con drogas peligrosas.

De acuerdo con Johanna M. Wigg. en su libro «Liberating the wanderers: Using technology to unlock doors for those with dementia. Sociology of Health and Illness (Liberando a los deambuladores: uso de la tecnología para abrir puertas a las personas con demencia. Sociología de la salud y la enfermedad) afirma que deberíamos:

«… redefinir la deambulación como intencionada y terapéutica en la atención de la demencia a largo plazo para poder crear entornos de atención más amigables para las personas mayores que se centren en las necesidades de las personas que deambulan.»

¿Cuáles son las técnicas comunes de encierro para personas mayores?

Las salidas y ventanas pueden quedar tapadas por cortinas, creando una especie de purgatorio donde los pacientes no pueden averiguar su paradero o la hora del día. Para quienes padecen demencia, que ya experimentan una gran confusión debido a la enfermedad en sí, esta ambigüedad es particularmente problemática.
Aunque pocas instalaciones utilizan grilletes tradicionales, existen las sillas con bandejas siguen confinando de forma antinatural durante largos períodos de tiempo.
El otro método de encierro implica las llamadas «restricciones químicas«: fármacos antipsicóticos destinados a controlar comportamientos indeseables. Además de aumentar el riesgo de caídas de los pacientes, hay que tener mucho cuidado con los excesos de fármacos.

Por otro lado, «deambular con seguridad» es 100% libre de drogas. En un estudio del Reino Unido, dirigido por Eleanor Bantry-White, se utilizaron rastreadores GPS para promover la deambulación segura en pacientes con demencia que vivían en casa con un cuidador. Los rastreadores GPS aumentaron con éxito la sensación de libertad de los cuidadores, además de la de los pacientes. La salud mental de los cuidadores no remunerados a menudo se ve comprometida, por lo que permitirles un momento para recuperar el aliento o usar el baño podría salvar más vidas.

Debemos reconocer que no siempre es posible deambular con seguridad. Cada paciente tiene necesidades diferentes y no todas las instalaciones u hogares están configurados para promover la deambulación 24 horas al día, 7 días a la semana. Las inclemencias del tiempo, un entorno urbano o la falta de cuidadores pueden limitar la viabilidad de la itinerancia gratuita. Dependiendo de la etapa y la condición física del paciente, solo ciertos niveles de deambulación pueden ser apropiados (es decir, dentro de la casa, en lugar de fuera de las instalaciones).

Todos los pacientes con demencia tienen necesidades diferentes, sujetas a cambios. Lo que funciona para un paciente puede resultar completamente ineficaz para otro. Haz todo lo posible por comprender el deseo de deambular de la persona a quien cuidas. Observa lo que hace: ¿Vaga a la misma hora todos los días? ¿Podría tener hambre? ¿Cómo suele resolverse el episodio?

Para ayudarte con algunos consejos sobre este tema, puedes leer:

Cómo evitar la pérdida de la persona con Alzheimer

fuente: Tombot.com

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*