¿Por qué priorizar la terapia ocupacional como parte de la recuperación de COVID?

covid19 terapeuta

Los terapeutas ocupaciones son necesarios e importantes en momentos determinantes de nuestras vidas, y no sería diferente en el caso de la pandemia del Covid-19. Anteriormente explicamos Cómo la Terapia ocupacional pude ayudar en la atención de pacientes con COVID-19 en fase leve, pero cada vez más los colegios profesionales de terapeutas ocupacionales de todo el mundo luchan para que este profesional sea prioritario en la recuperación posterior a la enfermedad (no solamente durante ésta).

Los cuadros clínicos reportados por casos confirmados de la enfermedad de COVID19, han variado desde síntomas leves hasta enfermedades graves e incluso la muerte. Sabemos que estos síntomas pueden aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición (según el periodo de incubación de los virus MERSCoV), siendo principalmente fiebre, tos y dificultad respiratoria aguda.

Uno de los hechos que más impresionan en la situación actual se debe a la alteración del equilibrio ocupacional de toda la sociedad, infectada o no. Lo cual difiere de la experiencia tenida hasta ahora, que reservaba este servicio a situaciones de enfermedad o cualquier otra alteración. Por ello, disciplinas que tienen en el centro de su intervención la ocupación humana, son hoy más necesarias.

En el caso de las personas contagiadas, el impacto sobre la vida diaria está estrechamente relacionado con la gravedad de cada proceso clínico, pudiendo ser desde una incapacidad para realizar las actividades básicas de autocuidado en las personas más afectadas, hasta necesidad de cambios y adaptaciones en actividades instrumentales y avanzadas para los casos más asintomáticos.

El Colegio de Terapeutas Ocupacionales de Gales ha elaborado un manifiesto para solicitar más apoyo a la intervención de los terapeutas principalmente basándose en las adaptaciones de vivienda y del derecho a la rehabilitación como forma de superar la crisis PÓs Covid que tendremos que enfrentar.

Debido a las medidas tomadas por el estado de alarma por ejemplo en España, el domicilio es el principal contexto físico donde la persona va a desempeñar sus ocupaciones.
La intervención en estos primeros momentos tras la estancia en el hospital y durante el confinamiento en sus domicilios puede hacer que la persona esté experimentando emociones que, aunque son normales en estos momentos, puedan estar afectando a sus ocupaciones.

Algunas de estas experiencias internas son los sentimientos de cansancio y agotamiento, la confusión, ansiedad, desorganización o el estrés, sentimientos de desesperanza, soledad, tristeza…

Es especialmente importante tener en cuenta otras secuelas que puedan tener lugar como consecuencia de haber estado ingresados que muchos pacientes sufrirán y que afectarán al desempeño de tareas diarias por lo que el terapeuta ocupacional junto a la familia, abordará para éstas y otras funciones alteradas que presente:

  • la adaptación del entorno y
  • la mejora del ambiente que favorezcan la comunicación
  • la prevención de los síntomas ansiosos depresivos a través de una ocupación satisfactoria diaria y
  • la búsqueda de un equilibrio ocupacional adaptado en cada situación.

No hace falta resaltar que la intervención de los Terapeutas Ocupacionales trae beneficios en todas las etapas de la enfermedad causada por la pandemia del COVID-19, pero cada vez serán más esenciales para la retomada de la vida diaria después de la crisis.

Fuente: Coptocam

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*