¿Cómo la Terapia ocupacional pude ayudar en la atención de pacientes con COVID-19 en fase leve?

terapia ocupacional y covid19

La evaluación y el tratamiento de un paciente con COVID-19 comienza con la identificación de la etapa de la enfermedad y el uso de herramientas para garantizar que el tratamiento se centre en el cliente y se base en las mejores prácticas.La terapia ocupacional puede ayudar a los pacientes y sus familias con prácticas en las diversas etapas de la enfermedad.

La Asociación Estadounidense (Americana) de Terapia Ocupacional (AOTA, por sus siglas en inglés) afirma que, dado los síntomas del COVID que caracterizan la enfermedad en su presentación leve (tos, fatiga, falta de aliento, miedo y ansiedad), el profesional de Terapia Ocupacional puede intervenir antes de la hospitalización.

(Aquí vale la pena recordar que los síntomas respiratorios relacionados con COVID-19 deben controlarse con mucho cuidado. Nada de lo leído en Internet reemplaza la evaluación médica. En todo el proceso de la enfermedad, el monitoreo médico es necesario para definir si el paciente se quedará en casa).

Al integrar la evaluación y la intervención en el tratamiento agudo, el terapeuta ocupacional puede intervenir en los siguientes ejes:

  • Prevenir caídas y reducir el riesgo de lesiones por caídas.
  • Proporcionar información sobre conservación de energía y simplificación de actividades.
  • Discutir las consideraciones de salud mental y manejo del estrés.
  • Reducir el riesgo de reingreso hospitalario (explicado a continuación)
  • Brindar información sobre el control de infecciones para mantener seguros a los demás en el hogar.
  • Informar cómo deben llevarse a cabo las actividades diarias y ayudar a planificar este desempeño.
  • Abordar la privación ocupacional
  • Educar sobre el sistema pulmonar y cómo este afectará la calidad de vida.
  • Evaluar los patrones de rendimiento (por ejemplo, rutinas y hábitos) relacionados con cómo se propaga COVID-19.
  • Colaborar con los cuidadores trata con el paciente para proporcionar educación y herramientas relacionadas con las AVD (por ejemplo, lavado de manos) y AIVDs (por ejemplo, atención, manejo de medicamentos)

Para reducir el riesgo de reingreso o interacción hospitalaria, el terapeuta ocupacional puede, entre otros puntos:

  • Proporcionar recomendaciones y capacitación para cuidadores.
  • Determinar si los pacientes son seguros para permanecer de forma independiente o si necesitan atención específica, como enfermería.
  • Considerar las deficiencias existentes con indicación de dispositivos auxiliares para que los pacientes puedan realizar de manera segura las actividades de la vida diaria (por ejemplo, usar el baño, ducharse, vestirse, comer)
  • Realizar evaluaciones de seguridad en el hogar para sugerir modificaciones.
  • Evaluar la cognición y la capacidad de manipular objetos como las drogas y proporcionar capacitación cuando sea necesario.

Estamos en un momento extremadamente importante en términos de actividades diarias, el terapeuta ocupacional puede ayudar mucho en el proceso de atención que involucra a las familias, los pacientes y el desempeño seguro y efectivo que garantiza el control de infecciones y la atención necesaria en todos los niveles de gravedad de la enfermedad.

También te puede interesar leer sobre: Cómo puede actuar la Terapia ocupacional en tiempos del COVID-19: posibilidades y recursos

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*