¿Teléfono Móvil «Senior» o Smartphone adaptado? Entienda las diferencias

anciana con movil

En 1973, Martin Cooper, junto con un equipo de Motorola, inventó el primer auricular de telefonía móvil del mundo. Pesaba más de dos kilos y tenía una batería que solo duraba 20 minutos y costaba alrededor de US$6.500 en nuestros días.
Este invento vino a cambiar la forma de comunicación entre las personas y cada día se perfecciona con más funciones y posibilidades.

De acuerdo con las palabras del propio Cooper:

«No teníamos ni idea de que tan solo 35 años después, más de la mitad de las personas de la Tierra tendrían un celular y que se regalarían teléfonos a cambio de casi nada«. Fuente: BBC

Pero ¿será que esta evolución viene siendo acompañada por las generaciones al mismo ritmo?
Seguramente no. Todo va evolucionando tan rápido que no todas las personas consiguen seguir esta línea. Y aquí es donde entramos en el punto de vista de los ancianos.

El teléfono de antes, siempre ha sido una gran herramienta de comunicación tanto para jóvenes como para mayores, pero es cierto que los conocidos como smartphones hacen parte de la vida de los más jóvenes desde siempre, lo que no ocurre con otra generación más longeva.

Entonces, ¿Cómo introducir a las personas mayores la tecnología actual del smartphone de modo que sea parte de su rutina?

Antes de involucrarnos en este punto, es importante considerar que cuando decimos «personas mayores» estamos generalizando y como tal, existen grandes diferencias en cuanto a sus aptitudes y lo que esperan poder realizar con su teléfono. Por ejemplo, mis padres con 75 años tienen smartphones, hacen llamadas de voz y de videos, sacan fotos, usan WhatsApp, juegos y varios aplicativos. Mientras que mi vecina, con la misma edad, sigue aún con su teléfono móvil tradicional sin internet y ninguna aplicación.

En tiempos de pandemia se ha notado mucho la brecha tecnológica y aunque haya noticias que afirman que muchos ancianos se han “modernizado” y empezaron a usar herramientas actuales para comunicarse con las familias, la gran mayoría sigue sin saber como dar este paso.
Para muchos internet y smartphones son herramientas de otra generación y representan un desafío e incluso una barrera cuando se trata de insertarlas en el contexto de la comunicación.

Pero si tienes un familiar mayor que cognitivamente puede usar un teléfono móvil, pero no está adaptado a este recurso facilitador de la comunicación a distancia, ¿Qué modelo escoger?
Es interesante evaluar qué habilidades tecnológicas tiene la persona mayor y qué características cognitivas tiene como por ejemplo, visión o audición reducida, baja habilidad motora, que de cierto modo pueden limitar su capacidad de uso.

modelos de teléfonos

Una vez definido el perfil de la persona que va a usar el teléfono y llegamos a la conclusión que lo mejor es buscar un aparato sin muchas complicaciones, ni botones y funciones no necesarias, podemos reducir el abanico a tres estilos:

Feature phone: Estos son los conocidos teléfonos básicos o teléfono móvil «no smartphone» de toda la vida. Tienen la interacción con el teclado muy ligada con la interfaz. En este sentido, además de la existencia de opciones de accesibilidad como la elección de letras de gran tamaño, la navegación por el menú intuitiva, permitiendo la vuelta atrás de forma fácil, también podemos encontrar modelos con cámaras y teclados con buena definición.

Teléfono “senior”: son teléfonos muy adaptados para ancianos, con batería que puede durar muchos días sin cargar, simplemente para enviar y recibir llamadas. Muchos cuentan con botón SOS de llamada tienen pantalla y botones grandes y material antideslizante.

Smartphone básico con características específicas: estos son smartphones comercialmente más económicos y que gracias a aplicaciones específicas en Android permiten que se muestre menús simplificados, iconos con tamaño más grande, fuentes más adaptables permitiendo al adulto mayor manejarlo fácilmente y de forma intuitiva. Es mucho más completo que los anteriores porque permite las videollamadas y instalaciones de aplicaciones especificas, además de poder ser configurado con límites de ciertas apps y servicios.

Espero que hayamos podido aclarar un poco las diferencias y principalmente ayudarte evaluar las prioridades al buscar un teléfono móvil para una persona mayor. Seguiremos hablando sobre esto en otras publicaciones.

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*