Encuentra el bienestar emocional a través del arteterapia

arteterapia

¿Te gusta el arte? ¿Eres creativo?

Puede que estas preguntas no tengan mucho sentido para ti, ya que no te crees creativo y tampoco un amante del arte. Por esto muchos no entienden el contexto que puede venir a tener la terapia del arte para el bienestar emocional, independientemente de la edad que tengas.

Más allá de la experiencia estética el arteterapia se basa en la creencia de que el proceso creativo involucrado en la creación de arte es curativo y incrementa la calidad de vida. Para esto se basan en el enfoque combinado de varias disciplinas como bellas artes, movimiento, música, danza, teatro, escritura creativa y otras modalidades.

Para los terapeutas del arte cada persona tiene un estilo para expresar su creatividad de forma diferente. Existen las personas que despiertan el arte de forma más verbal, otras de forma más visual, algunas necesitan el tacto y otros sentidos. Lo que se busca con el arteterapia es facilitar la expresión de cada individuo, encontrando la manera más adecuada para esto desde el punto de vista clínico.

Puede ser usada dentro de programas terapéuticos realizados para alcanzar la estimulación cognitiva, en múltiples ámbitos de Actividades sensoriales como en tareas de reconocimiento a través del olfato, del oído, del gusto y del tacto. También a través de técnicas referidas de expresión artística empleando las manos u otras herramienta para crear.

Actualmente el arteterapia viene ganando adeptos no solamente en el ámbito terapéutico para estimulación cognitiva. Lo que muchos buscan con esta actividad es una forma de desconexión. Los adultos vivimos pendientes de las pantallas, ordenadores, teléfonos móviles, redes sociales, por eso es altamente recomendable encontrar espacio en nuestras agendas para realizar tareas que no impliquen una pantalla.
Así se presenta la terapia del arte como un medio o una herramienta para expresar nuestra creatividad y además desconectarnos de los «problemas» cotidianos, relajando la mente. Una manera muy positiva de cuidar de nuestra salud mental. Entre sus múltiples ventajas, se encuentra la de que pueden ser utilizados también con niños, adolescentes y personas mayores.

¿Cómo son las sesiones de arteterapia?

Depende del ámbito donde se aplique si es para un grupo de adultos, de niños o de personas con algún deterioro cognitivo. Pero siguen algunas pautas como:

  •  Empezar con alguna actividad de calentamiento, de reconocimiento del espacio, meditación, presentación de los materiales y de las intenciones de uso.
  • El terapeuta se encargará de orientar a cada uno y puede sugerir una transición hacia otra modalidad expresiva, en caso de que note que un participante no se siente identificado con el tipo de actividad propuesta. La idea es facilitar la espontaneidad, estimular la creatividad para potenciar la experiencia de cada uno.
  • Al final se comparte muchas veces con el grupo o se hace una reflexión de forma individual sobre el proceso de creación y lo que representa.

Son varios los tipos de actividades que pueden contribuir a que liberemos la ansiedad y a despertar nuestra creatividad y con ello, viajar más allá de nuestros pensamientos cotidianos. Muchas de estas las puedes empezar a practicar aunque no vayas a una sesión especifica de arteterapia (mucho más completa en varios aspectos) como por ejemplo:

Dibujar al aire libre y en la naturaleza: El simple hecho de estar en contacto con la naturaleza, ya nos renueva mentalmente. Respirar profundamente y liberar la mente a través del dibujo. Podemos dibujar algo que vemos o simplemente un recuero o una imagen que nos apetezca poner en el papel.

Colorear: Ya hablamos aquí sobre los beneficios de las mandalas y libros para colorear como un excelente recurso antiestrés. Los libros para colorear con temas para adultos (mandalas, por ejemplo) se usan cuando las habilidades requeridas para esta tarea, como la atención, la coordinación fina, la percepción visual, entre otras, necesitan ser trabajadas / estimuladas en el proceso terapéutico. Pero también son una excelente forma de relajar la mente porque jugar con los trazados, los colores, nos evoca a etapas anteriores de nuestra vida, donde los problemas podían relativizarse más que en la edad adulta.

Escribe un poema, un diario o una carta a mano: Para muchos dibujar o colorear no les relaja, son más de escribir. Si este es tu caso, coge papel y boli y expresa tus sentimientos, pensamientos, emociones, deseos o sueños. Déjalos salir de ti, tanto los buenos, que te pondrán una sonrisa, como los malos, que te liberarán. Puedes escribir un diario, una carta (que puede ser para ti mismo) o un poema si lograr jugar con las palabras y emociones. Una idea es crear versos a partir de palabras recortadas de periódicos y revistas. Colócalas en un bote o una caja y ve sacándolas de una en una. Tendrás palabras y expresiones, pero es tu creatividad la creara el poema. Sea la actividad que elijas notarás el poder relajante de las palabras escritas a mano.

Creación usando el propio nombre: ¿Eres de los que mientras escuchabas una explicación del profesor o esperabas al teléfono, hacías dibujo con tu nombre en una hoja de papel? Para algunos este hábito es una forma de concentrarse y para otros de evadirse. Lo cierto es que usar el nombre para trabajar en arteterapia trae resultados muy positivos. Puedes empezar escribiendo tu nombre en un papel y a partir de ahí vas creando algo nuevo. Usa colores, formas, detalles y déjate llevar. Es una actividad que tiene el poder de sacarnos de nosotros mismos y por esto nos dejará más ligeros y con una sensación de bienestar independientemente del arte creado.

¿Preparados para soltar las cadenas de la imaginación?

Lee también:

Arteterapia para mayores: conozca los beneficios

Círculo de conversación tiene éxito en talleres geriátricos de arteterapia

Las 10 mejores actividades en grupo para pacientes con demencia

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*