8 Posibles causas de la pérdida de memoria

perdida de memoria

La pérdida de memoria es una preocupación que acompaña el proceso de envejecimiento. ¿Por qué olvidamos tal o cual hecho y recordamos aquel otro? ¿Cómo funciona nuestra memoria? Aunque la arquitectura del cerebro humano es universal, cada persona tiene una actividad neuronal que es diferente por cuenta de los registros relacionados con nuestros recuerdos y experiencias.
Sabemos que, casi siempre, cuanto mayor sea la variedad de actividad mental, mejor estará nuestra memoria a medida que envejecemos.

Sabemos que la memoria de cada persona es única, pero existe una serie de razones comunes que pueden hacer que la memoria se deteriore y notemos lo que llamamos, pérdida de memoria.

Hoy te presentamos 8 posibles causas o razones para la pérdida de memoria:

1 – La falta de sueño
No hace falta decir que es más difícil recordar cosas cuando no has dormido. Pero también el sueño fortalece los vínculos entre las células cerebrales, contribuyendo para los recuerdos a largo plazo. Una buena “higiene del sueño” puede ayudar: dormir de 6 a 8 horas por noche, hacer ejercicio todos los días, cumplir con un horario de sueño regular y evita el alcohol y la cafeína al final del día son claves para lograr este descanso deseado.
Te recomendamos que leas: ¿Por qué dormir de seis a ocho horas por día puede reducir el riesgo de Alzheimer?

2 – Medicamentos
Los medicamentos que sedan, como los somníferos y los tranquilizantes, pueden debilitar la memoria, ¡esto no es novedad! Pero también pueden hacerlo los culpables menos obvios, como los medicamentos para la presión arterial, los antihistamínicos y los antidepresivos. Además, puede reaccionar de manera diferente a otra persona a la misma pastilla o combinación de pastillas. Informe a su médico sobre cualquier problema de memoria cuando comience a tomar un nuevo medicamento. Es posible que puedan ajustar la dosis o recetar una alternativa.

3 – Enfermedades del corazón o Diabetes
Las personas con algunas enfermedades tienen más probabilidades de desarrollar problemas de memoria, en el caso de la diabetes o enfermedad del corazón puede llevar también a la demencia. Es posible que los niveles altos de azúcar en sangre dañen los capilares, diminutos vasos sanguíneos, en el cerebro. O puede ser que la insulina alta dañe las células cerebrales. Es posible que puedas retrasar este deterioro de la memoria si intentas prevenir o al menos controlar la diabetes con medicamentos, ejercicio y una dieta saludable. En el caso del corazón, la placa se acumula en las arterias y ralentiza el flujo sanguíneo hacia el cerebro y otros órganos. A esto se le llama aterosclerosis. Puede hacer que sea más difícil pensar con claridad y recordar cosas. También la llamada hipertensión, aumenta el riesgo de problemas de memoria, incluida la demencia, muy probablemente porque daña los diminutos vasos sanguíneos del cerebro. Los científicos continúan estudiando el tema.

4 – Genética
Los genes, rasgos que obtuviste de tus padres, ayudan a determinar cuándo y si tu memoria comienza a desvanecerse y si tienes demencia. Pero no es sencillo. La genética parece importar más en algunos tipos de demencia que en otros, y un gen que afecta la memoria en una persona puede no tener efecto en otra. Una prueba genética de su médico podría tener información útil.

5 – Edad
La memoria tiende a empeorar a medida que se envejece. Sabemos que depende un poco de nosotros mejorar estas estadísticas. La cantidad de personas con Alzheimer, la forma más común de demencia, se duplica cada 5 años después de los 65 años. Sus genes influyen en la razón por la que esto sucede, pero también lo hacen cosas como la dieta, el ejercicio, la vida social y enfermedades como la diabetes, alta presión arterial y enfermedades cardíacas.

6 – Ictus
Un derrame cerebral detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro. Posteriormente, el tejido cerebral dañado puede tener problemas al pensar, hablar, recordar o prestar atención. Se llama demencia vascular. Esto también puede suceder con una serie de pequeños accidentes cerebrovasculares a lo largo del tiempo. Los factores que aumentan el riesgo de sufrir un derrame cerebral, como la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas y el tabaquismo, también pueden causar este tipo de demencia. Si cree que está sufriendo un derrame cerebral, recuerda RÁPIDO: cara caída, debilidad del brazo, problemas del habla, es hora de llamar a emergencias.

Vale la pena leer: Ictus: reconociendo las señales con la científica que curó su cerebro

7 – Depresión
A menudo es más difícil concentrarse o recordar cosas si estás ansioso o deprimido. La depresión es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades. las personas deprimidas pueden tener problemas para concentrarse y pueden tener lapsus ocasionales de la memoria, lo que puede empeorar su estado de ánimo.

8 – Lesión craneal
Un golpe en la cabeza (lesión cerebral traumática) puede afectar la memoria a corto plazo. Es posible que olvides tus citas o te sientas inseguro de lo que hiciste al principio del día. El descanso, los medicamentos y la rehabilitación médica pueden ayudarte a recuperarse. Los golpes repetidos en la cabeza, como en el boxeo o el fútbol, ​​aumentan el riesgo de demencia más adelante en la vida. Recomendamos que te dirijas inmediatamente a un hospital en caso de que después de un golpe en la cabeza, ocurran desmayos, visión borrosa, o si te sientes mareado, confundido o con náuseas.

Además de las ocho causas citadas anteriormente, existen tres otras que son lo opuesto a llevar una vida saludable: mala dieta, falta de ejercicio y fumar. Todas estas van en contra de las medida que debemos adoptar para evitar la pérdida de memoria y todas interfieren en el desarrollo del Alzheimer y en muchas otras enfermedades.

Si quieres saber más sobre el tema puedes profundizar la lectura con estas publicaciones:

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*