Cómo evitando el estrés disminuimos la posibilidad de desarrollar Alzheimer

estres

El estrés no hace bien a nadie, esta es la verdad. Pero, ¿Cómo evitarlo? Es una pregunta que tiene una respuesta más que difícil, como hemos podido comprobar durante el último año.
Ha sido un año de pandemia en que nos vimos atacados por diversas fuentes de estrés, como aquellas salas de «Laser Tag» que no sabes de dónde viene el disparo. Pero con el tiempo, vamos aprendiendo a convivir (mejor o peor) con estas emociones. La pandemia nos ha pasado a todos por encima – aunque no a todos por igual– nos ha desgastado y ahora todos estamos muy hartos. Muchos han buscado estrategias para reducir el estrés y la ansiedad en estos tiempos de pandemia, nuevas terapias, actividades como meditación, yoga, caminadas, momentos de relajación, juegos, etc. Y esto es lo que queremos incentivar.

Porque aunque sepamos que el estrés no nos hace bien, un nuevo estudio encontró (o empieza a comprobar) que los trastornos del estrés están relacionados con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Se comprueba así que el estrés es malo para el cerebro. También subrayan la importancia potencial del alivio del estrés para ayudar a mitigar la aparición de la enfermedad de Alzheimer, esto puede ser el estímulo más convincente ya que todos lidiamos con las consecuencias de la crisis del coronavirus.

Para el estudio, los investigadores observaron a 61.748 hombres y mujeres que habían recibido un diagnóstico de trastorno de estrés postraumático u otras condiciones relacionadas con el estrés entre 1987 y 2008. Los siguieron durante muchos años, comparándolos con casi 600.000 de sus pares que no había recibido un diagnóstico relacionado con el estrés. También compararon a 44.839 de aquellos con una condición relacionada con el estrés con 78.482 de sus hermanos y hermanas que no tenían un trastorno por estrés.

Los resultados encontraron que aquellos con un trastorno de estrés tenían un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer años después. O sea, estos hallazgos hacen una relación con como el estrés de ahora puede afectar el cerebro a largo plazo. El estrés crónico puede causar inflamación en todo el cuerpo y, cada vez más, los científicos creen que la inflamación puede desempeñar un papel en la enfermedad de Alzheimer y otras afecciones crónicas ya que el estrés crónico puede debilitar el sistema inmunológico, haciéndonos más vulnerables a los resfriados y otras enfermedades infecciosas. Actualmente se asocia la baja inmunidad a los niveles de estrés o ansiedad que una persona está vivenciando.

De esta manera podemos entender por qué la  manera cómo lidiamos con el estrés también puede afectar nuestros comportamientos de estilo de vida, como fumar, no dormir bien o consumir una dieta poco saludable, incrementando así el riesgo de desarrollar alguna demencia. Hace un tiempo, escribimos sobre los beneficios reales de adoptar las cinco medidas para un estilo de vida saludable y como estas interfieren en el desarrollo del Alzheimer, pero hoy la vamos a complementar.

¿Qué estrategias puedes usar para disminuir la cantidad de estrés en tu vida?

1 – Haz Ejercicio –  Cuando decimos esto, seguro que muchos ya desistirán de seguir con la lectura.  Pero te animamos a seguir.  Cualquier tipo de ejercicio puede ser una forma eficaz de mejorar el estado de ánimo y aliviar el estrés. Esto significa que incluso pequeñas cantidades de ejercicio (dar un paseo, subir escaleras, limpiar la casa,  levantar pesas ligeras) pueden ayudarlo a controlar el estrés. Si logras que sea una rutina regular, es aún mejor.  Busca algo que disfrutes, si puede ser al aire libre los beneficios pueden verse ampliados (como pueden comprobar aquí.)

2 – Prueba la meditación o técnicas relacionadas.  ¿Meditación?? Algunos dirán, esto no es para mí. Pero recuerda que meditación puede tener un amplio sentido.  El hecho de que te concentres en tu respiración ya puede ser considerado como tu momento de meditación.  Concentrarse en la respiración, por ejemplo, durante un tiempo determinado cada día, reduce el estrés y estimula el sistema inmunológico. Se ha demostrado que la meditación activa partes del cerebro que te ayudan a controlar el estrés y promueven la concentración y la calma. Pero si aún así no te convences: escribe un diario o ponte a pintar. Son maneras de buscar la concentración mental y promueven la calma.

3 – Evita comer por estrés. El estrés es un generador de apetito. En las películas vemos como unos ventilan un bol de helado en nada. Pues, esto es porque el estrés nos estimula a comer alimentos ricos en grasas y poco saludables.  En su lugar, intenta incorporar más frutas, verduras, pescado e incluso un vaso de vino tinto al día en su dieta (ya sabemos que la dieta mediterránea reduce el riesgo de tener la enfermedad de Alzheimer).  Otro punto: disminuye la velocidad, si te concentras más en lo que está comiendo, dedicándose a saborear los aromas, a sentir la textura y el sabor de cada bocado de comida en la boca, lo harás como una forma de meditación y comerás de forma consciente y en menor cantidad.

4 – Conéctate con otros.  Aunque estemos viviendo períodos donde debemos evitar el contacto social, puedes seguir comunicándote con amigos, vecinos, familiares y seres queridos. Es una gran forma de combatir la soledad y es una de las cosas más importantes que puede hacer para promover la salud del cerebro. Existe una investigación que afirma que sentirse solo y aislado para nuestro cerebro es lo equivalente a fumar 15 cigarrillos al día. Otra posibilidad de conectarse con otras personas es a través de la solidaridad y de programas de voluntariado como ya hemos comentado aquí. Dar a los demás puede ser incluso más potente que recibir apoyo uno mismo.

5 – Las mascotas pueden ser terapéuticas. otra forma de acabar con el estrés es tener una mascota. Los dueños de perros hacen mucho más ejercicio que las personas que no tienen mascotas. Además actualmente existen muchas terapias que usan animales para lograr múltiples beneficios, inclusive aliviar el estrés.

Mientras esperamos por la cura del Alzheimer, podemos dar el primer paso hoy y intentar el estrés de nuestras vidas ¿verdad?

Fuente: ALZinfo.org

También te puede interesar:
Si no deseas sufrir un derrame cerebral, trabaja menos de 55 horas a la semana

Prevención del Alzheimer en 5 claves, ¿Lo intentamos?

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*