¿Qué Actividades podemos hacer con personas con demencia que ya no interactúan?

demencia avanzada

“Trabajo con ancianos que ya no hablan, no caminan, ¿Qué puedo hacer para estimular? Ya lo he intentado de varias maneras pero con resultado nulo o casi nulo.» Esta pregunta nos ha sido enviada por una lectora que cuida a personas con demencia. Y tiene mucha complejidad. Sabemos que en las fases avanzadas de las demencias es cada vez más difícil lograr una buena interacción.

No responder a un estímulo puede ser muy frustrante para cualquiera que cuide a alguien con Alzheimer. Como terapeuta ocupacional, hay que reconocer que es bastante complejo identificar lo que aún es significativo para los pacientes, especialmente en situaciones como la demencia avanzada. Las demencias tienen un impacto funcional en el adulto mayor, que va en aumento y puede necesitar mucha preparación, orientación y cuidados para que podamos trabajar y cuidar en una perspectiva de prevenir el agravamiento de la condición.

En la práctica la mejor forma de lograr el cuidado adecuado es cercarse de orientación profesional personalizada. Los cuidadores deben buscar la orientación de los terapeutas ocupacionales que asisten a estas personas mayores o de Asociaciones que trabajan con la demencia como por ejemplo, la Fundación Azheimer España o la CEAFA (Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras demencias).

De forma bien resumida y no personalizada, nuestra sugerencia es que sean ofrecidos estímulos sensoriales placenteros: estímulos táctiles suaves, sonidos tranquilizantes … Y, sobre todo, estar atento a cuáles son las respuestas dadas por el anciano a los estímulos. Muchas veces las respuestas no son movimientos complejos como decir una frase o cantar un trozo de una canción; Puede ser simplemente mirar, parpadear, sonreír… ¡Tenemos que ejercitar nuestra mirada como cuidadores para la comunicación No Verbal!

La amabilidad también es un punto importante. Tanto la empatía hacia el paciente como la amabilidad hacia uno mismo, después de todo, no podemos convertir un momento que debería ser de estímulo y cuidado en un momento estresante para el cuidador. Esto puede convertirse en frustración y causar sentimientos y comportamientos que no son amables contigo mismo. ¡Piénsalo!

Aquí hay algunas lecturas que pueden ayudar:

Alzheimer: Cuando la comunicación corporal se hace más importante que la verbal

10 consejos para quienes cuidan a personas mayores deprimidas con demencia

Demencia ¿Cómo mejorar la estimulación si no son conscientes de sus fallos?

Más Empatía para tratar la Apatía del Alzheimer

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*