¿Por qué preferimos envejecer en casa?

mayores en casa

Cada vez más se habla sobre el permanecer en las propias casas como modelo ideal para vivir una vejez feliz. Esto es una tendencia que habla de un envejecimiento diferente del vivido por las generaciones anteriores. A pesar de que los Baby Boomers puedan estar en mejor condición física que sus predecesores, el envejecimiento afecta el bienestar físico de modo general, siendo los problemas de movilidad y de visión los que causan mayor preocupación.

De este modo, crees que ¿es considerado una utopía el deseo de envejecer en casa o es un planteamiento que puede ser viable?

Después de lo que comentamos en el artículo «Cuando sea mayor quiero vivir en una residencia de ancianos» nos pareció pertinente respaldar las opiniones y deseos de muchas personas mayores en fase de jubilación, de seguir viviendo en la propia casa.

¿Cuales son las principales razones que nos lleva a desear envejecer en casa?

1 – Independencia

Seguramente la independencia y la libertad que una persona mayor tiene viviendo en su propio hogar es bastante diferente de la que experimentará en los hogares de ancianos. Esto es un punto a destacar, ya que en la casa de uno los horarios lo haces tu, las decisiones no se basan en lo que hacen los demás y en lo que se acepta en el entorno en el que viven. Aunque vivas con hijos o cuidador son menos personas las que toman decisiones en función de un todo. Los horarios son libres y flexibles, cualquiera puede visitarte a cualquier hora del día. Puedes optar por preparar y comer cualquier comida que desees. Todo se hace de cierto modo, según tus deseos. O sea sigues independiente por más tiempo posible.

2 – Comodidad

Existe un dicho que es popular que dice: «Como la casa de uno no hay nada». Y esto está directamente relacionado con el deseo de envejecer en casa. Estar cómodo significa que te sientes bien donde estás, aunque no tengas muchos lujos, puedes hacer lo que te agrade y te inspire. Dispones de los objetos como te gustan, de la cortina que quieres, tienes la pared de tu color preferido, puedes alterar el entorno físico para que te ofrezca el máximo descanso y satisfacción, si te gusta dormir hasta más tarde, puedes hacerlo. Es el tipo de libertad que genera comodidad.

3 – Inmunidad
Muchas veces se plantea cambiarse a una residencia de ancianos por cuenta de considerarse la debilidad que el envejecimiento puede a generar en nuestra salud. Muchos no piensan que también existe la posibilidad alarmante de contraer enfermedades de otras personas mayores en hogares de ancianos, hecho poco probable de ocurrir cuando se vive en la propia casa. Es muy diferente si ya estás enfermo y no tienes condiciones de que te cuiden en tu propia casa. Nuestra casa puede ser el sitio donde estamos más inmunes a enfermedades, aunque necesitemos cuidados especiales.

4 – Proximidad a familiares y amigos
Si aún no vives cerca de tus familiares, sería una buena idea plantear el envejecimiento cerca de familiares y/o amigos. Estar cerca de una red de contactos próxima es una de las grandes ventajas de envejecer en la propia casa. Puedes quedar con otras personas o estas pueden venir a visitarte en cualquier momento. También puedes participar durante más tiempo de la vida de los nietos (si los tienes). La familiaridad trae muchas sonrisas a los rostros de los mayores. También se sabe que es un factor de longevidad en la vida útil.

Más aún, estar cerca de la familia y amigos implica que ellos pueden ayudarte con las tareas del hogar. También puedes dar un paseo hasta la casa de un amigo que está cerca de tu propia casa.

5 – Coste financiero
La mayoría de personas no se preparan financieramente para el envejecimiento. Sea por que ya durante otras etapas de la vida ya vivían con sueldos justos, sea porque se lo gastaron con otros beneficios. Además de la salud, el aspecto más vital de la vida cuando se envejece, es el dinero. Las finanzas deben ser llevadas en cuenta para decidir donde se podrá vivir una vejez con dignidad. Las buenas residencias de mayores en España cuestan una alta mensualidad, es un dinero a invertir que dependiendo de la situación puedes usarlo de otra manera para adaptar tu vivienda para el envejecimiento en casa. La otra opción son las residencias públicas.
Pero envejecer en el lugar donde vives es una opción más barata, principalmente si ya eres dueño de tu casa y ya tienes todo lo que necesitas en este sitio. Lo que puede ser muy costoso son los servicios a domicilio, como cuidadores y personas que colaboren con el cuidado del hogar. Por eso, es importante hacer cuentas y ahorrar para esta etapa de la vida.

Una vez analizados estos cinco puntos podemos concluir que envejecer en propio hogar nos permite vivir la vida que deseamos vivir, nos genera seguridad con la independencia que merecemos después de tantos años trabajando y además nos posibilita mantener las relaciones con las personas que consideramos importantes en nuestras vidas. Pero si realmente deseas vivir esta realidad hay que priorizarlas y prepararse para adaptar tanto tu hogar como tu estilo de vida para este futuro.

Hay muchas formas sencillas de remodelar tu hogar para adaptarse al envejecimiento, pero sobre esto seguiremos hablando más adelante.

Fuente: Aginginplace

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*