San Valentín para todas las Edades: el amor vale la pena

san valentin

Cuenta la historia que en el siglo III en Roma , el emperador Claudio II decidió prohibir los matrimonios entre las personas más jóvenes. Ya que él consideraba que los solteros eran mejores soldados, sin relaciones sentimentales y sin ataduras como familia o hijos (puede que sí estuvieran más centrados en las batallas, ¿no?) Pero un cura llamado Valentín les casaba en secreto y por cuenta de esto acabó siendo condenado a muerte y ejecutado el día 14 de febrero. Siglos después el papa Gelasio I le hizo santo y añadió la fecha al calendario como día para celebrar el amor.

Así que aunque parezca apenas otro día comercial, San Valentín es el día del amor. Ya hace tiempo que el 14 de febrero no es solo el día de los enamorados como en sus orígenes, es un día para celebrar toda forma de amor. ¿Pero que es el amor?  Difícil definir pero una de las definiciones que más nos gusta es esta de Gandhi:

“Donde hay amor hay vida”

También coincidimos que el amor no tiene edad. Se puede amar de diferentes maneras y a todas las edades. Tampoco podemos decidir a quién amamos y a quién no – es algo espontáneo que se desarrolla por encima de nuestro control. Diferente de la empatía que es una forma de comprensión del otro donde podemos hacer un esfuerzo para entender al otro ponerse en su sitio.

Hoy queremos dar un énfasis especial al amor senior. Puede que ya hayas oído hablar la frase: “ya estoy muy mayor para esto”. Es una especie de Edadismo hacia uno mismo. Es una pena que algunos crean que hay tiempo para el amor. No lo hay. Una persona mayor, da igual lo mayor que sea o lo que se considere, tiene las mismas oportunidades y deseos que alguien más joven, sólo que arrastra una gran cantidad de experiencias (regulares, buenas, malas y peores).

Las historias de parejas que duran muchos años y no dejan perder la llama siempre nos emocionan. Después de los 60 años, la vida ya les habrá enseñado muchas cosas, puede que todos hayan probado el amor y el desamor, también la pérdida de la persona amada y por esto muchos deciden cerrar las puertas y negarse a conocer a nadie más.

La soledad no deseada es uno de los grandes problemas del envejecimiento – aunque hayas tenido hijos estos ya están haciendo su vida y es importante que cada persona tenga sus propios intereses, y si es en con una persona que puedan compartir el amor es aún mejor. La pandemia nos ha enseñado que somos seres sociales y compartir momentos con alguien más trae muchos beneficios como:

–  Disfrutar de la vida de forma más saludable, física y emocionalmente.
–  Aunque el romance y el sexo no tengan porque ir unidos, es cierto que el sexo para las personas mayores puede ser una forma saludable de redescubrirse y mejorar la autoestima.
Recibir atenciones y realizar actividades en pareja, ayudan a mantener el equilibrio y la autoestima en forma.
– La Amistad es un tipo de amor que también puede aportar grandes beneficios.

Para esto hay que socializar y en cuanto la pandemia pase no olvidéis de abriros a la oportunidad de relacionarse con otras personas.  Centros de la Tercera Edad, Actividades de ocio en grupo, bailes, clases de cocina, talleres, clases de baile y viajes y también voluntariado, son excelentes oportunidades de conocer personas con las cuales podamos compartir cosas en común.

Por fin los tiempos han cambiado, también para el amor. Vivimos el mejor momento en este sentido, en el que todo vale, siempre y cuando uno sea feliz.

También te puede interesar:
Día de San Valentín para adultos y mayores

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*