Paciente o cuidador, ¿a quién el profesional de rehabilitación debe escuchar?

escuchar el cuidador

La respuesta es: “a  los dos”,  sin embargo, cada uno en su mejor momento.

Cuando se trata de una escucha calificada, debemos “escuchar” a todo el que quiera hablar, pero hay que saber escuchar y anotar TODO para confirmar y comprobar la información. Saber escuchar aquí significa no hacer juicios previos ni sacar conclusiones tempranas, ya sean clínicas o sociales. ¿Te acuerdas sobre lo que comentamos del poder de la Escucha?

La situación de escucha es delicada, especialmente cuando el paciente y el cuidador no están de acuerdo. Pero en un universo donde “puede que no haya error, sino perspectivas diferentes”, es necesario tener respeto ante los discursos que no coinciden. Es muy válido que practiques la Escucha Activa. Saber escuchar consiste en poner atención (estar presente) observar al otro (su lenguaje, verbal, no verbal, los sentimientos y vivencias que dice, o que no dice pero comunica, y manifestar comprensión, respondiendo empática y asertivamente. No juzgar, No despreciar o negar lo que el otro siente y tampoco ofrecer soluciones “prematuras”.

El consejo aquí es escuchar uno por vez. El objetivo siempre será priorizar el bienestar del paciente y la relación entre los involucrados, en este caso el paciente y la familia / cuidadores. Cuando los dos están en el mismo ambiente y hay contradicciones, pueden surgir conflictos, situaciones incómodas, sobre todo cuando se trata de casos asociados a confusión y dependencia, que pueden frustrar o irritar al paciente.

Puede ser necesario y válido preguntar a ambos por separado, observando la percepción de cada uno de la situación vivida, esto puede aumentar las posibilidades de resolverlo.

Intenta analizar el comportamiento y las expresiones, ya que señalarán si algo anda mal. Si la situación es grave y genera situaciones mayores, considera la posibilidad de consultar a un profesional de Psicología que te ayude a gestionar y saber afrontar estos conflictos.

¿Ya te ha pasado casos similares? ¡Cuéntanos tu experiencia!

También te puede interesar: Consejos para una buena comunicación con los ancianos con pérdida auditiva

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*