Ideas para usar la música en la estimulación de personas mayores

musica

Crear actividades para grupos de personas mayores puede ser un desafío. Principalmente debido a la frecuente diferencia entre los participantes, ya sean por causa de los intereses o por las habilidades cognitivas de cada uno. Los terapeutas ocupacionales que ejercen en centros de Día o residencias saben bien de lo que hablamos.

Pensando en facilitar el trabajo de estos profesionales y cuidadores con grupos de personas mayores, vamos a dejar algunas pautas para utilizar la música como recurso. Ya que sabemos que tiene un gran poder para involucrar, promover el compromiso y estimular. Esto ya lo vimos cuando comentamos Cómo usar la música para estimular a los ancianos con Alzheimer.

Con la música tienes la posibilidad de estimular de diferentes formas, puntuando el nivel de dificultad según la capacidad de cada participante.

Antes de usar la música para estimulación, es importante definir puntos como: el perfil de personas que iremos trabajar, la elección de la lista de canciones y formas de uso durante el desarrollo de la actividad.

¿Empezamos?

Trabajar con temas:
Desde el principio, podemos pensar en las canciones según un tema específico, por ejemplo, Carnaval; San Juan; canciones religiosas; años 80; música Popular; etc. Esto facilitará el desarrollo de la actividad, tanto para quienes la proponen como para quienes participan, pues ya direcciona la actividad.

Lista las canciones:
Una vez tengas la lista de canciones definida puedes usarla como base para otras ideas que te dejamos a seguir.

1 – Completa la canción:
Con esta sugerencia puedes trabajar de la siguiente manera.
– Reproducir un fragmento de la canción elegida pidiendo al grupo o a alguien, individualmente, que complete la letra,
– Repartir tarjetas con frases de música para completar con la escritura, luego cada anciano lee una oración y el grupo completa cantando la canción.

2 – Una imagen, una palabra, una canción

Esta actividad funciona de la siguiente manera:

  • Separa algunas imágenes y / o palabras que hagan referencia a las canciones definidas, imprime y numera todas las imágenes. Después de enumerar, pídele a una persona mayor del grupo que elija un número.
  • Una vez elegido, muestra la imagen y pregunta si algún participante del grupo recuerda una canción a la que se refiere la imagen. Caso la respuesta sea negativa, puedes facilitar dando pistas y si aún así no lo logran se puede cantar la melodía de la canción a ver si la recuerdan.

3 – Preguntas y respuestas:
Distribuye una hoja de papel a cada miembro del grupo y pídeles que escriban el nombre de la canción de acuerdo con la pregunta formulada. Por ejemplo: Una canción que te conmueve, una canción de un momento importante de tu vida, una canción que te recuerda a alguien, etc. Usa tu creatividad para elaborar aún más preguntas.

Una vez que hayan terminado las preguntas, pídele a una persona mayor ( al azar) que lea la respuesta a una pregunta. En función de las respuestas puedes aprovechar el momento para una gran conversación:

– Pregunta si alguien del grupo usó la misma canción como respuesta;
– Pídele a alguien que le cuente un poco sobre el momento que le recordó la canción;
– Canta la canción juntos;
– Pregunta al grupo quién es el cantante de esa canción;
– Haz un “teléfono sin cables” pidiéndole a cada persona mayor del grupo que diga una frase de la canción que se convirtió en el tema para que el otro la complete, y así sucesivamente.

Además, disfruta escuchando buena música en grupo, recordando historias emocionantes y divirtiéndote.

Como dice el refrán, “Quien canta sus males espanta”, ¿no?

También te puede gustar:
Alzheimer y su relación con la música

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*