Envejecimiento saludable y su relación con la felicidad

anciana feliz

El envejecimiento y la felicidad no solo son posibles, sino que también son complementarios. La felicidad es el resultado de un camino que involucra muchos elementos. Uno es la influencia de las ocupaciones de nuestra vida en el bienestar. Somos seres ocupacionales, es decir, ¡es nuestra naturaleza dedicarnos a ocupaciones!

Y qué bien lo hacemos. Incluso la pandemia de COVID-19 nos enseñó hasta qué punto las ocupaciones son complejamente necesarias para nuestra salud, bienestar y felicidad. Es bueno decir aquí que algunas ocupaciones se realizan no porque nos guste hacerlo, sino porque tenemos que hacerlo. ¡Sí, eso es!

Volviendo a la idea del camino hacia la felicidad, un concepto importante que involucra a todas y cada una de las personas mayores es el de «Envejecimiento Saludable«.

El envejecimiento saludable es un proceso. No es una ausencia de enfermedad, no se define por un nivel de funcionamiento o salud. Desarrollar o mantener la capacidad funcional de la persona mayor permite su bienestar. Una persona mayor con demencia o enfermedad cardíaca avanzada, por ejemplo, puede mejorar si tiene acceso a una atención médica que optimice su capacidad y si vive en un entorno de apoyo. Y estos ejemplos están dentro de lo que es el Envejecimiento Saludable.

Las personas pueden tener diferentes niveles de capacidad funcional cuando son mayores. La gente no es la misma. Y, además de la capacidad de cada anciano, hay que estar pendiente de los entornos porque pueden ser más o menos apoyados, pero todos pueden y deben tener permitido su proceso de envejecimiento saludable.

Y siempre, siempre las personas mayores se colocan en su papel central de cara a este proceso. Están llamados a pensar, sentir y actuar de manera diferente en relación al envejecimiento. Es decir, cuando hablamos de envejecimiento no hablamos por ellos (los mayores), queremos ponerlos en el centro y dar cada vez más voz y más acción a quienes han sido socialmente considerados frágiles.

¡Necesitamos replantear el envejecimiento y comprender que el envejecimiento, la felicidad y las ocupaciones tienen una relación increíble y necesaria! ¿Lo intentamos?

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*