Ejercicio para la memoria de los mayores: ¡usar objetos de la cocina!

ejercicios en la cocina

Además del significado personal y la relación que cada uno tiene con la comida, el contexto que rodea la cocina es inmenso en la oportunidad de experimentar tareas y estímulos sensoriales, motores y cognitivos. En reab siempre estamos buscando elaborar ejercicios con dinámicas que, incluso, alientan a los ancianos / adultos y al cuidador a interactuar con los objetos y utilizar a los que están en casa para ejercitar el cerebro.

Una opción para esto es usar El cuaderno “la culinaria en evidencia” que es el segundo volumen de la serie de ejercicios cognitivos para la estimulación cognitiva de Reab (en breve lo podréis conocer).

La elección del tema busca hacer un rescate y proponer una interacción diferente con un tema que acompaña a todos los ancianos y adultos desde la infancia: la comida.

Las actividades propuestas en este cuaderno se puede usar en el contexto de la estimulación (que también incluye el hogar) y en la rehabilitación de personas con deterioro cognitivo. En este caso, puede ser prescrito y adaptado por el terapeuta que trabaja con la cognición (memoria y otras funciones del paciente). También se puede utilizar como material de apoyo en la organización de una rutina para estimular las funciones mentales de las personas mayores sanas que desean mantener su “reserva cognitiva”.

La idea es  traer formas de hacer un mejor uso de los ejercicios cognitivos con papel y lápiz, pues lo que queremos es que los cuidados se realicen de una manera que tenga significado para el paciente.

La opción de hoy nos pide: “Haz una “x” en todos los artículos que forman parte de tu cocina:”

  • La persona mayor debe verificar los elementos que forman parte de su cocina.

Una forma de “ir más allá del papel” en este ejercicio es: ¡llevar a la persona a la cocina en casa! Esta puede ser una actitud muy importante en todo momento: mantener a la persona atenta, consciente e interactuando con el entorno que forma parte de su vida.

Estar en el entorno puede hacer que la persona, espontáneamente, hable sobre objetos, costumbres, hábitos y le cuente historias de su vida.
Como este ejercicio puede ser realizado por personas con diferentes grados de dificultad, incluidos los ancianos con demencia de Alzheimer, puede ser necesario adaptar esta forma de realizar el ejercicio. Aumentando o disminuyendo el grado de dificultad.

El terapeuta que trabaja con la persona puede guiar bien al cuidador y aclarar dudas sobre cómo adaptarse. Para aquellos que cuidan a una persona mayor con Alzheimer, aquí hay algunas sugerencias sobre cómo puedes “hacer que sea más fácil y / o más provechosa la actividad”:

El cuidador, que está en la cocina de la casa de la persona mayor, debe buscar una mesa para poner los materiales del ejercicio y, si es necesario, sentar a la persona mayor. Si el anciano puede explorar con el cuidador en el entorno de la cocina, esto debe hacerse con el cuidador siguiéndole, dejando las manos libres para la seguridad de los ancianos (evitar las caídas y permitir que la mano esté libre para abrir las puertas y buscar objetos).

1. Con cada artículo encontrado por la persona mayor, visualmente o buscando en los armarios, el cuidador puede dejarlo tocar y alentarlo a hablar sobre el objeto. Sin prisas. Aquí se puede facilitar, dando la información, por ejemplo, del nombre del objeto. Esta es una manera leve de estimular sin causar frustración. Mantener a la persona mayor tranquila puede ser muy importante en este proceso de estimulación en el hogar. Recuerda que esta sugerencia de dejar que los ancianos tengan contacto con el objeto es otra forma de mantenerlos involucrados y en contacto con el medio ambiente; no solo lo que está en el papel.

Siguiendo con las posibilidades del ejercicio, mira el siguiente consejo:

2. Intenta disminuir la cantidad de estímulos en el papel. Esto ayuda en el funcionamiento cognitivo porque disminuye la cantidad de cosas a las que debe prestar atención; puedes hacer esto línea por línea y ocultar las demás, utilizando, por ejemplo, una regla (idealmente no debe ser transparente), un trozo de papel en blanco o no hacer todas las líneas del ejercicio, de modo que no sea agotador.

¿Te gustaron estos consejos? Seguiremos publicando ideas de ejercicios para hacer en casa.

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*