¡Documenta las recetas de familia y haz un excelente ejercicio cognitivo con los mayores!

cocina persona mayor

Sabemos que las recetas implican cantidades, secuencia, noción de tiempo, atención, memoria … en resumen, varias habilidades cognitivas. ¡Pero también existe algo a más que tiene una buena “receta de la abuela”, ese pequeño secreto especial, esa ingrediente suyo que ninguna receta sabe igual!

Fue pensando en esta peculiaridad cuando decidí traerte una publicación que leí en el sitio web de The Kitchnn y que puede ayudar a que la “receta de la abuela” se convierta en una excelente actividad cognitiva, ¡además de proporcionar un momento inolvidable, por supuesto!

Veamos un extracto de la publicación que trae esta idea de estimulación, pero en otras palabras:

Cada vez que le pedía a uno de los cocineros más antiguos de mi familia que me dijera cómo hacer un plato especial, la respuesta era inevitable: “Ah, cuando acabas de agregar algo de esto y algo de aquello …”  Era todo dicho de una manera muy subjetiva.
Entonces, se me ocurrió pedir que las medidas se dieran en tazas y cucharas, ¿y qué hicieron? se encogieron de hombros o empezaron a reír !!!

En otras palabras, la mayoría de las veces no hay una “receta”, y todo el conocimiento sobre la receta está en la cabeza y en las manos de quienes la elaboran.

“Solo tienes que verme hacer esto”, me decía mi padre. Tenía razón, no hay mejor manera de aprender que pasar tiempo juntos en la cocina.

¿Pero lo que pretendes es capturar la receta de una manera más concreta para ti y para las generaciones futuras?

Aquí hay algunos consejos para documentar las recetas tradicionales de tu abuela o la salsa secreta de tu padre (¡una vez que él acepta compartir, por supuesto!).

Conoce la historia: una receta familiar es más que solo los ingredientes y la técnica. ¿Cuándo aprendieron a preparar el plato y quién les enseñó? ¿En qué época del año, tradicionalmente, se prepara y sirve este plato? ¿Hay alguna historia detrás de los ingredientes que siempre usan? Dependiendo de la charla del cocinero y la naturaleza del plato que se está haciendo, es posible que desee sentarse y hacer una entrevista fuera de la cocina, y / o hablar durante el proceso.

Usa una grabadora de audio o vídeo: de esta manera, no te distraes tratando de escribir todo y puedes prestar atención y disfrutar de la experiencia con tu familiar. Si es posible, pídele a alguien que grabe el vídeo, y pídele que haga un acercamiento (zoom) en ocasiones como cuando tu madre demostrara un “puñado” o “pizca” de este o aquel ingrediente.

Pídales que simplifiquen: si no tiene sentido lo que dice el cocinero, pídale que vaya un poco más lento de lo habitual para que pueda absorber lo que está sucediendo. Pídales que le muestren cuánta sal hay en su mano antes de tirarla a la sartén, y no olvide tener a mano un cuaderno para anotar las estimaciones: “azúcar, aproximadamente 1 cucharada” o ” aceite 1 taza de té de la casa de la abuela ”(puedes traducir esto en una medida estándar más adelante).

• Aprende las señales sensoriales: las recetas tradicionales a menudo dependen del sentido del cocinero, en lugar de las medidas estándar. Pregúntale cómo deben verse, sonar, oler, saborear las cosas y cómo sentirse “el punto” en las diferentes etapas de la receta. ¿El cocinero ajusta la cantidad de ingredientes, los niveles de calor o el tiempo de cocción en función de estos factores?
• Solicita comentarios: luego intenta preparar el plato y pide que te lo comente. ¿Es adecuada la textura? ¿Lo hiciste demasiado salado o demasiado dulce? ¿Qué te sugieren para mejorar el plato?

¡La descripción de estos pasos me pareció fantástica y estoy seguro de que los terapeutas y los parientes “sabios” ya han descubierto cómo y cuándo usarlos de una manera cognitivamente saludable!
¿Alguna vez has documentado una receta familiar?
¡Comparte tus experiencias y consejos! ¡¡¡Estamos a la espera!!!

Y se te ha gustado este tipo de actividad puede que también te interese saber más sobre:

Cocinar es bueno para la memoria y la autoestima de las personas con Alzheimer

Fuente: thekitchn

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*