Cocinar es bueno para la memoria y la autoestima de las personas con Alzheimer

preparar la receta del pastel

Cocinar puede ser una actividad divertida y llevarse a cabo en cualquier entorno con personas con Alzheimer. No es una actividad “tan tensa y complicada”, como muchos imaginan, todo depende de la conducta y división de las etapas de la actividad.

El Alzheimer’s Care Group sugirió actividades para ser utilizadas con personas mayores con demencia en la cocina de instituciones. ¡Una actividad que además de ser estimulante, puede ser (incluso) deliciosa!

La actividad se llamó “Let Them Eat Cake Party” (“Fiesta de Déjales comer la tarta”) y afirman que “la diversión puede durar todo el día”. Todo puede comenzar en la mañana, antes de la comida, con la ayuda de un grupo de residentes que prepararán el pastel. El pastel se puede hacer con paquetes de pastelería ya preparados o incluso desde cero (ingrediente por ingrediente).

El éxito de la actividad se obtiene cuando se siguen las indicaciones dadas por los terapeutas (es decir, que los ancianos entiendan y lleven a cabo cada etapa de la actividad). Incluso aquéllos con problemas de comprensión pueden participar, ¡especialmente a la hora de comer! ¡En Reab tenemos un cuaderno totalmente dedicado a la historia, intereses y dinámicas relacionadas con la cocina, ¡Muy pronto lo conocerás!)

¡Una vez que el pastel esté listo, es hora de comer y SOCIALIZAR!

Por la tarde, los cuidadores / empleados de la institución pueden ayudar a reunir a un grupo de residentes para disfrutar del pastel y alentar momentos de conversación con evocación de lo que se hizo en la preparación de la merienda, como “quién participó”, “qué hizo” …

En otras palabras, de una manera muy simple y rápida, el blog de Alzheimer’s Care Group recomendó que las personas mayores sean incluidas en una actividad que es parte de la rutina de la institución: la preparación de comidas.

¡Sabemos que cocinar es una actividad compleja que requiere muchos pasos, además de involucrar atención, planificación, nociones de cantidad, secuencia, seguridad y muchas otras habilidades cognitivas (y motoras)! Por lo tanto, cada anciano puede participar de diferentes maneras, que se pueden dividir en:

  • – Identificación de ingredientes
  • – Separación de materiales para la receta.
  • – Ejecución de la receta
  • – Preparación de la mesa para la merienda
  • – Degustación del pastel (hecho por ellos)

Reunir un grupo pequeño (doble o trío), con dos cuidadores y un terapeuta coordinando la actividad puede ser factible, además de ser muy rico para los residentes, no solo por la oportunidad de estimulación, sino también por ayudar con la autoestima y la percepción de autosuficiencia y efectividad.

Tratamos con personas mayores, en su mayoría mujeres mayores, que disfrutan cocinar y lo han hecho toda su vida, lo cual puede ser una razón suficiente para tratar de llevar a cabo una actividad como esta, ya que puede representar algo significativo.

Si no trabajas en ninguna residencia o centro de día, pero tienes clientes que se ajustan a este perfil, considera hacer de la cocina en el hogar de esta persona mayor un lugar más donde ella pueda trabajar y tu, además de “estimular las habilidades cognitivas”, puedas ayudar (también ) en la percepción de cuales habilidades tiene o puede desarrollar, la persona mayor.

¿Conoces otra actividad relacionada con la cocina para mayores? Puedes ver otra actividad en la cocina para mayores aquí en Reab.
¡Y también aguardamos los comentarios sobre tu experiencia con esta actividad!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*