¿Cómo el envejecimiento afecta la cognición ?

cerebro

“Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.” Aunque el dicho sea muy conocido y hecho de grandes verdades, no siempre se logra ver el envejecimiento como algo positivo. El conocimiento es la clave para entender el proceso y aceptarlo como parte de nuestro desarrollo. Para profundizar hoy te dejamos estas preguntas:

¿Qué capacidades mentales se ven afectadas por el envejecimiento y cuáles permanecen intactas?
¿Existe una «edad clave» para que las pérdidas comiencen y señalen «el principio del fin»?

Esta última frase puede ser una forma edadista de ver el envejecimiento, es decir, una forma prejuiciosa de atribuir sólo al número de años vividos la acumulación de daño molecular y celular que ocurre a lo largo de la vida. Eso es lo primero en lo que debemos pensar y tener cuidado. Sabemos que el daño biológico ocurre, las transformaciones psicosociales son parte del envejecimiento, pero hay muchos factores que determinan las variables. En particular, variables biológicas. Genética, entorno físico (hogar, barrio), nivel socioeconómico, comportamientos de salud…

Todos estos factores contribuyen para las diferencias que podemos encontrar aún hablando de personas de la misma edad: existe la persona mayor de 70 años funcional y en buen estado de salud mientras también encontramos otro adulto de la misma franja etaria, pero con una situación de fragilidad y dependiente; Esto nos muestra cómo el envejecimiento es un proceso individual.

Cuando hablamos del proceso de envejecimiento natural, que llamamos senescencia, que concierne a los cambios cognitivos, en general, existe:

  • una pérdida en casi todos los dominios cognitivos, pero no es para asustarte, ¡vamos a aclarar!
  • A partir de los 55/60 años es posible encontrar  molestias, a excepción de la memoria verbal y de vocabulario y numérica.
  • La velocidad de procesamiento se señala en algunos estudios como una habilidad que comienza a cambiar a partir de los 55 años.
  • Con el tiempo, la memoria espontánea también disminuye (“recordar los 5 artículos de la lista de compra del supermercado; o recordar de dónde vino la información:“ ¿fue en la radio o en el periódico que escuché esto? ”).
  • Las funciones ejecutivas también disminuyen gradualmente, pero nada que sea tan expresivo para el funcionamiento diario.

Sin embargo, vale la pena recordar que cada uno tiene una trayectoria de envejecimiento absolutamente única, incluida la cognitiva, ¡y todos estos números mencionados anteriormente se basan en promedios!

Lo que siempre debemos tener en cuenta, ya sea en la evaluación médica / terapéutica o en la autoobservación, es comparar al individuo consigo mismo. Al fin y al cabo, volvemos a repetir, cada proceso de envejecimiento es único, aunque el proceso fisiológico por el que pasamos sea el mismo.

Y, en este contexto, siempre hay que recordar que estas pérdidas funcionales no significan que el anciano siempre desarrollará Alzheimer u otro tipo de demencia. La enfermedad de Alzheimer no es una «etapa» del envejecimiento cognitivo, sino una enfermedad que se presenta con mayor frecuencia en los ancianos.

Aquí dejamos un artículo que puede ser de utilidad:

Nurit Papismadov y Valery Krizhanovsky. Asesinos naturales de la cognición (Natural killers of cognition). NEUROSCIENCIA DE LA NATURALEZA | www.nature.com/natureneuroscience

También te puede interesar: Envejecimiento saludable y su relación con la felicidad

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*