Alzheimer: ¿Cómo actuar frente al síndrome vespertino?

síndrome vespertino

Cae la tarde. Se acerca el final del día y mi madre se pone impaciente, agitada, confusa, pide para ir para casa, se pone agresiva ¿Qué le ocurre?
Posiblemente se debe a una reacción al atardecer. 

¿Sabes que es el Síndrome Vespertino?

Seguramente ya has oído hablar sobre este trastorno también conocido como síndrome crepuscular o «sundowning». El síndrome vespertino se define como un periodo de agitación e irritación extremas que e comenzar durante las últimas horas de la tarde y continuando muchas veces por la noche. Puede ocurrir con personas con o sin deterioro cognitivo pero varios estudios indican que el síndrome vespertino afecta a más de 20% de los pacientes de Alzheimer, por lo general surge en la etapa intermedia de esta enfermedad, y todo apunta a que su principal causa sea una disfunción del ritmo circadiano, esa especie de reloj interno que controla los ciclos de sueño y vigilia.

¿Por qué ocurre el trastorno con el atardecer?

Aunque las causas de la puesta del sol no se comprendan en su totalidad, estudios indican que los ritmos circadianos están regulados por el núcleo supraquiasmático y la melatonina. La enfermedad de Alzheimer daña esta zona del cerebro y también disminuye la producción de la hormona relacionada con el sueño, alterando el reloj biológico y causando la confusión entre el momento de dormir y de despertar. En otras palabras los cambios cerebrales relacionados con el Alzheimer pueden afectar el «reloj biológico» de una persona, lo que lleva a ciclos confusos de sueño y vigilia. Resultado: agitación y otros comportamientos al atardecer.

Pero si esto ocurre con la persona o familiar a quién cuidas es importante verificar otros factores y posibles causas como:

  • Cambios ambientales,
  • Cansancio mental y físico,
  • Necesidades insatisfechas como hambre o sed.
  • Iluminación inadecuada
  • Depresión
  • u otras enfermedades que generen en el anciano malestar y dolor.

Conocer por qué ocurre y qué podemos hacer nos ayudará a darles un mejor cuidado.

¿Cuáles son los síntomas más comunes del Síndrome vespertino en una persona con Alzheimer?

Observe su familiar o la persona a quién cuidas al final de la tarde y al principio de la noche. Cuando la luz del sol empieza a irse es muy común que empiece la confusión, los delirios y la agitación.
Este trastorno puede mostrarse de diversas formas. Estas son algunas de las más frecuentes:

  • Pedir para ir a casa: Al atardecer algunas personas con Alzheimer creen que ha llegado el momento de regresar a su casa, después del trabajo o de clase, lo que puede dar lugar al inicio de las manifestaciones mencionadas.
  • Deambular: Es común que con la agitación empiecen a andar por toda la casa, sin destino, de forma agitada.
  • Llamar por personas muertas: la desorientación hace parte de la enfermedad de Alzheimer pero a estas horas se intensifica, es muy común que empiece a llamar por sus padres o personas ya fallecidas.
  • Tirar o coger objetos de manera compulsiva.: verás que la persona empezará a toquetear todo o tirar objetos.
  • Agarrar o intentar romper su ropa o hacerse daño.: también de forma impulsiva puede empezar a usar las manos para destrozar objetos, ropa o lo que tengan delante. Pueden incluso hacerse daño.
  • Ver y hablar con personas o animales que no existen, debido a las alucinaciones: puede que empiecen a gritar que hay un animal en la pared o un ladrón en casa o empiecen a hablar de forma incongruente con «alguien» o con si mismos.
  • Tener alta actividad nocturna y sueño durante el día.: si no se tranquilizan es posible que no duerman bien por las noches y lo quieran hacer durante el día.

¿Cómo debemos proceder con la persona con Alzheimer que tiene el síndrome vespertino?

Existen varias medidas que podemos adoptar para afrontar el sundowning. No todas serán efectivas con todas las personas, pero la principal de ellas es acoger, proteger y estar presente.

Además de esto puedes seguir los siguientes consejos para reducir los problemas de comportamiento con la puesta del sol. ¿Vamos a ellos?

1 – Observa la iluminación
Exponer al paciente a luz natural (o artificial si no es posible) en las primeras horas de la mañana para regular el reloj biológico, así como iluminar suficientemente su estancia durante la noche, si es necesario, para darle tranquilidad.
2 – Reduce el ruido ambiental.
Intenta que el atardecer sea un momento tranquilo, sin ruidos y de paz. Puedes probar si le calma la música relajante y adoptas esto como parte de la rutina.
3 – Evita las siestas largas durante el día
Es importante evitar que la persona con Alzheimer duerma durante el día, sí está permitido siestas cortas. Mantén la persona ocupada con actividades terapéuticas o ejercicio físico, sin exagerar. Todo esto le ayudará a descansar mejor por la noche.
4 – Crea rutinas
Ya sabemos la importancia de establecer horarios fijos para comer, tomar las medicinas, realizar actividades, etc.
5 – Controla la alimentación
Elimina la cafeína de su dieta e intenta seguir una alimentación saludable, reduciendo el consumo de dulces y evitando las cenas copiosas.
6 – Acompáñale a un paseo al aire libre
Los paseos al aire libre junto a cuidadores o familiares suelen tener efectos positivos en los enfermos de Alzheimer, que se traducen en un mejor descanso.
7 – Evita las sujeciones físicas o los psicofármacos no justificados
Las sujeciones físicas suelen causar una mayor agitación. También es importante evitar el uso no justificado de psicofármacos, que pueden tener efectos secundarios no deseados o generar interacciones con otros tratamientos.
8 – Transmítele tranquilidad y no le contradigas,
Todos los puntos son importantes pero seguramente este es fundamental. Es importante hablarle de forma calmada y cariñosa. Usa un tono de voz tranquilo, dile que no tenga miedo que estás con ella, que le protegerás. Si te señala un animal en la pared, no le contradigas, dile que le vas a quitar de allí. Si ella llama por el familiar que ya no está presente, no vale la pena decir que su madre ya no está viva, o ya no vive en esta casa puedes decirle que llegará en un rato, que volverá pronto. Si te dice que hay un ladrón en casa, dile que te quedarás con ella, que ya viene la policía o que se irá solo. Lo más importante es tener paciencia, transmitir tranquilidad y no confrontar lo que dice, pues para la persona que está alucinando lo que ve es la realidad. Acoge y sé presente en este momento para la persona a quien cuidas.

Además de poner en práctica estas recomendaciones, la ayuda de un especialista determinará los tratamientos médicos y farmacológicos necesarios, así como las pautas nutricionales a seguir.

También te puede interesar:
¿Por qué las personas con Alzheimer deambulan y tienden a escaparse de casa?

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*