La dieta mediterránea puede retrasar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer

dieta alzheimer

Comer una dieta mediterránea ralentiza algunos cambios en el cerebro que pueden indicar la enfermedad de Alzheimer temprana.

Los resultados apuntan a un cambio de estilo de vida que podría ayudar a reducir el riesgo de este tipo de demencia relacionada con la edad.

Se han realizado estudios, entre ellos se ha comparado la mayor actividad cerebral de una mujer de 50 años con una dieta de estilo mediterráneo (izquierda, la imagen muestra más rojo, lo que indica una mayor actividad) y una mujer de 50 años con una dieta occidental (a la derecha, la imagen muestra mucho menos rojo). Las flechas apuntan a las áreas que normalmente se ven afectadas por la enfermedad de Alzheimer, con una actividad más baja para la dieta occidental.

La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia que ocurre con el envejecimiento. Pero los científicos saben poco sobre qué factores del estilo de vida podrían proteger a las personas contra el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Saben que los cambios cerebrales asociados con la enfermedad pueden ocurrir décadas antes de que se presenten los síntomas.

En un trabajo anterior, un equipo de investigación dirigido por la Dra. Lisa Mosconi de Weill Cornell Medicine encontró diferencias en las imágenes cerebrales entre las personas que informaron seguir una dieta mediterránea y las que siguieron una dieta occidental estándar. Una dieta mediterránea es rica en alimentos como frutas, verduras y proteínas magras. Por el contrario, una dieta occidental estándar contiene un exceso de carne roja, grasas saturadas y azúcar refinada. Las diferencias que encontró el equipo de investigación pueden indicar una enfermedad de Alzheimer temprana.

En un nuevo estudio, Mosconi y sus colegas midieron los cambios en el cerebro a lo largo del tiempo. Realizaron imágenes cerebrales de referencia en 34 personas que consumían una dieta mediterránea y 36 personas que consumían una dieta occidental. Los voluntarios tenían entre 30 y 60 años de edad y no mostraban síntomas de demencia cuando comenzó el estudio. Luego, los investigadores repitieron las exploraciones al menos dos años después. El estudio fue apoyado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA) de los NIH. Los resultados se publicaron en línea en Neurology el 13 de abril de 2018.

Los escáneres cerebrales realizados al principio mostraron que las personas que consumían una dieta occidental ya tenían más depósitos de beta-amiloide que las que consumían una dieta mediterránea. La beta-amiloide es una proteína que se sabe que se acumula en el cerebro de las personas con la enfermedad de Alzheimer. Los cerebros de quienes comieron una dieta occidental también mostraron un menor uso de energía, un signo de actividad cerebral, al comienzo del estudio que los que comieron una dieta mediterránea. Ambas diferencias sugieren el desarrollo temprano de la demencia.

En las exploraciones de seguimiento, las personas del grupo de dieta occidental mostraron depósitos de beta-amiloide aún mayores y reducciones en el uso de energía que el grupo de dieta mediterránea. Factores como la edad, el sexo y un gen relacionado con el riesgo de Alzheimer no explicaron las diferencias.

Los investigadores estiman que puede haber un retraso de hasta tres años y medio en la progresión de la enfermedad de Alzheimer en personas que han consumido una dieta mediterránea durante muchos años, en lugar de una dieta occidental estándar. Se necesita una investigación que involucre a grupos de personas más grandes y más diversos durante períodos de tiempo más largos para confirmar estos hallazgos. También se necesita más trabajo para comprender exactamente cómo una dieta mediterránea puede proteger a las personas de los cambios cerebrales dañinos.

Más información por Sharon Reynolds en nih.gov

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*