Violencia contra la persona mayor: conoce las señales

pare la violencia

Hoy vamos a tratar de un tema triste pero necesario.

¿Sabías que de acuerdo con la OMS, se estima que cerca de “10% de las personas mayores ha sufrido malos tratos en el último mes? una cifra que podía ser considerablemente mayor si tenemos en cuenta que solo el 4% de los casos se notifican.

¿Sabías que según datos de la ONU, en el último año, aproximadamente 1 de cada 6 personas mayores de 60 años sufrieron algún tipo de abuso en sus comunidades? Triste y real.

El 15 de junio se celebra el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez. Un día para hablar sobre qué podemos hacer para proteger a las personas de edad avanzada. Aclarando que cuando hablamos de violencia aquí no estamos hablando solamente de la violencia física, según especialistas el abuso a las personas mayores normalmente viene generado por una persona de confianza, con la que convive o que le cuida. Esto se traduce en problemas de índole emocional y psicológico, incrementando los casos de ansiedad, estrés o depresión en esta franja etaria. No es un desconocido que viene y le da un golpe, sino que hablamos de alguien en quien deposita sus emociones, su confianza y necesidades de cuidado, en muchos casos los propios hijos e hijas, lo que les deja particularmente vulnerables.

Como profesionales de la salud podemos estar atentos a los signos que pueden llegar a identificar que una persona mayor que es víctima de agresión.

Aquí dejamos indicaciones específicas, señales comunes que ayudan a identificar situaciones en las que la persona mayor posiblemente sea agredida en su familia o en la institución en la que vive.

Las señales de los ancianos:

  • Miedo o ansiedad en presencia del cuidador, familiar o profesional de la institución donde vive. Hay que estar atento a la comunicación verbal o no verbal y a las relaciones con los familiares y / o cuidadores. En otras palabras, problemas que van más allá de la evaluación corporal de las lesiones (que es la primera evaluación que se realiza en busca de signos de violencia).
  • El comportamiento de los ancianos cambia cuando el cuidador entra o sale del espacio físico donde se encuentra.
  • Apariencia. Ropa descuidada, higiene deficiente, mantenimiento deficiente de prótesis y ortesis (cuando se descarta la ausencia de condiciones financieras).
  • Que él no quiera responder a las preguntas formuladas por el profesional de la salud, ni mirar con incertidumbre al cuidador, familiar o profesional de la institución antes de responder.
  • Negar y / o escapar del tema para responder preguntas relacionadas con el tema de la violencia.
  • Explicaciones poco probables de lesiones o traumas. La presencia de tres o más caídas en el año, que pueden ser indicadores de la existencia de violencia.
    Administración incorrecta de la medicación (observar casos de sobredosis).

Los signos del cuidador / familiar o profesional de la institución que alberga a los ancianos:

  • Dificulta o impide que las personas mayores y el profesional de la salud hablen en privado.
  • Insiste en impugnar las preguntas que se dirigen a los ancianos.
  • Presenta obstáculos para brindar atención domiciliaria a los mayores.
  • Culpa a los mayores por todo lo que sucede, incluidas sus condiciones de salud.
  • No está satisfecho con tener que cuidar a la persona mayor.

Es responsabilidad del profesional de la salud estar siempre al tanto de las situaciones de violencia contra los ancianos, reconocer estas situaciones y denunciarlas.

Este año con el Covid-19 los ancianos se vieron particularmente más afectados con los casos de maltrato. La Cruz Roja ha idealizado una campaña llamada “aunque no lo sepas, también es maltrato” para promover un marco positivo de convivencia con las personas mayores con el objetivo de que nos concienciemos de varios tipos de maltrato que existen y intentemos evitarlos a todo coste.

Muchas veces de forma inconsciente o involuntaria, atentamos contra la dignidad y derechos de la persona mayor, les infantilizando; reduciendo su autonomía, vamos a trabajar para evitar la imagen peyorativa del envejecimiento y la vejez. Todo esto también hace parte del buen trato a los mayores.

La literatura internacional demuestra que la violencia contra la población de edad avanzada es un problema mundial. Diferentes culturas, etnias y clases sociales presentan situaciones de maltrato contra las personas mayores, que a menudo permanecen en silencio y se aíslan al enfrentar esta situación, haciendo que los demás desconozcan este tipo de violencia.

¡Necesitamos estar atentos!
¡Hagamos nuestra parte! Mira el video de la Cruz Roja

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*