Impacto de la pandemia en el trabajo provoca desequilibrio de salud

estructura salud

El trabajo es una de las ocupaciones humanas que más ha sufrido los impactos de la pandemia COVID y que muestra claramente un escenario de disfunción ocupacional.

El trabajo se encuentra en el esquema de la identidad ocupacional que interfiere en una vida saludable, productiva y satisfactoria. Como profesionales centrados en el desempeño de las ocupaciones humanas, los terapeutas ocupacionales han presenciado en esta pandemia un proceso de cambio de rutina que incluye el trabajo y que afecta profundamente la salud de las personas.

Debido al aislamiento social, las personas han experimentado la realidad de no poder trabajar fuera de casa, como lo hacían antes o incluso por completo. Muchos han sido los que han tenido que teletrabajar y otros, infelizmente no han podido parar, como es el caso de los que necesitan realizar su trabajo en persona, como cuidadores de ancianos y profesionales de salud.

Los trabajadores que han podido continuar con sus tareas laborales deben enfrentar un cambio drástico. El ambiente de trabajo ahora necesita ser en casa; cambios en las herramientas, algunos necesitan adaptarse e incluso desarrollar soluciones y habilidades para manejar y adaptar tecnologías de información y comunicación. En este caso, incluso podemos mencionar a los propios terapeutas de rehabilitación que necesitan construir los caminos y las posibilidades a través de la telesalud. Vale recordar que el teletrabajo no está exento de riesgos laborales. Muchos son los que se ven afectados por la sobrecarga de información y de trabajo, con un ritmo mayor de lo normal y exigencias de inmediatez en las respuestas, “todos estos factores de riesgo pueden derivar en patologías destacando principalmente de tipo ergonómico y psicosocial o las llamadas “tecnoestrés laboral”.

Otro impacto causado por la pandemia está relacionado con el doble de horas de trabajo; En el escenario actual, las actividades laborales deben sumarse con tareas relacionadas con el mantenimiento de la casa y el cuidado de los niños u otros familiares dependientes, además de la conectividad constante permitida por el uso de internet, smartphones, tablets, etc., que imposibilita a los trabajadores desconectaren, “y esto impide su recuperación tanto psíquica como física ya que su jornada laboral se ve alargada”.

Sabemos que las ocupaciones pueden contribuir a un estilo de vida equilibrado y completamente funcional. Frente a la Pandemia, nos enfrentamos a un estilo de vida que está fuera de balance y se caracteriza por una disfunción ocupacional.Tenemos que lidiar con nuevas formas de realizar tareas de trabajo, monitorear y buscar soluciones / herramientas de equilibrio que nos equipen.

Permítase momentos de “desocupación”. Es necesario frente a la pandemia y al proceso de desescalada que ya enfrentan países como España, adaptarse a las nuevas realidades de la mejor manera para mantener la salud. Esto también incluye conocer y reconocer el trabajo como una ocupación que necesita atención, cuidado y pausas (¡aunque sea en el mismo ambiente del trabajo, la casa!).

Lee también: Equilibra tu salud mental: Haz de los fines de semana días diferentes

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*