Avances: logran revertir la pérdida de memoria del Alzheimer en ratones

experimento con ratones

Cada noticia que nos llega sobre algún avance en las investigaciones para la cura del alzheimer nos alegra y nos da esperanza.

Sabemos que los pasos son como de hormigas, pero poco a poco vemos que hay logros que valen la pena divulgar y celebrarlo. Es el caso de esta investigación  de Lars y Arne Ittner, dos investigadores y hermanos del Centro de Investigación de la Demencia de la Universidad Macquarie, en Australia, que se han quedado sorprendidos por los resultados obtenidos con una terapia génica experimentando con ratones que parece capaz de evitar la pérdida de memoria que padecen los pacientes de Alzheimer en sus fases avanzadas.

Lo mejor es que no es sólo preventivo, por lo visto han podido revertir la pérdida de memoria, y esto sí es algo novedoso. Gracias a la enzima P38gamma que al ser introducida en material genético de ratones de edad muy avanzada, han podido comprobar cómo dicha enzima se activa modificando una proteína que previene y revierte los efectos de pérdida de memoria típicos de la enfermedad del Alzheimer, aún cuando esta ya está en un nivel avanzado. De hecho lo más interesante es que han podido notar que con dos meses después del tratamiento los ratones que antes ya no tenían dicha memoria, han podido volver a comportarse como los demás ratones, con mejor salud y capacidad de aprender cosas nuevas.

Aún sabiendo que el tratamiento funciona centrándose en la enzima p38gamma, que es una protectora natural del cerebro, y que al activarse previene los efectos tóxicos de la pérdida de memoria, es pronto para celebrar. Según los hermanos, éste puede ser el primer paso rumbo a algo que llevan años intentándolo: la producción de una vacuna para la enfermedad del Alzheimer, pero lo más probable es que les queden de 5 a 10 años de pruebas clínicas que son necesarias antes de una comercialización para el tratamiento a gran escala.

“El cerebro es como una caja negra”, afirma Arne para recordar que este órgano todavía está lleno de incógnitas para la ciencia. “A veces tenemos suerte y obtenemos un pequeño vistazo de su funcionamiento, de modo que podemos interferir en él. Ahora tenemos un entendimiento detallado de cómo trabaja el cerebro a nivel de los aminoácidos, algo que no tiene precedentes”.

Es verdad que dicho descubrimiento tiene enormes implicaciones para el tratamiento no sólo del Alzheimer, sino también de otras enfermedades relacionadas. Así que no es raro que varias de la mayores farmacéuticas del mundo están interesadas en el avance de esta investigación, ya que la cura del alzheimer representaría un cambio en la calidad de vida y envejecimiento de muchísima gente.

Si quieres ver un poco más sobre el tema, aquí te dejamos un video de los investigadores (en inglés).

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*