Alzheimer: ¿Cuándo y cómo introducir el uso de pañales?

pañales incontinencia adulto mayor

El padre de María tiene Alzheimer desde hace cuatro años. Recientemente ella ha notado que él ya no controla sus necesidades para ir al baño y empieza a hacer pis por la casa o en la ropa antes de llegar al baño. Ella se preocupa con esta nueva etapa y ve que el problema se va acentuando. ¿Qué debe hacer? Es importante acudir al médico relatando esta nueva condición, pero antes de esto debes tener claro si:

¿Él puede llegar a tiempo al baño?
¿él orina en lugares que no son el baño?
¿Está ensuciando la ropa o las sábana puntualmente o ocurre cada noche?
¿Estos problemas pasan cada día o de vez en cuando, o solamente por la noche?

Dependiendo de las respuestas un terapeuta ocupacional también te puede ayudar a hacer la adaptación para una nueva rutina.

¿La incontinencia urinaria o intestinal es algo común en la enfermedad de Alzheimer?

Las respuesta es sí. Pero dependerá de cada persona, la etapa de la enfermedad de Alzheimer en que esto va a ocurrir, tiende a ser un problema en las fases más avanzadas.

Llamamos incontinencia cuando una persona no puede controlar su vejiga y/o intestinos. Debes estar atenta a las señales como: goteos de orina, problemas vaciando la vejiga y ropa interior y sábanas sucias.

¿Cuándo introducir el uso de pañales a una persona con Alzheimer?

Cómo todo cambio de rutina con las personas con Alzheimer este paso solicitará paciencia y perseverancia por parte del cuidador. Pero antes de introducir el uso de pañales es importante desechar otros problemas que puede estar anticipando la pérdida de control de esfínteres.

Las causas más comunes para empezar a no hacer las necesidades en el baño son:

  • No le da tiempo llegar al baño (sea por problemas de movilidad, por falta de control de tiempo, por problemas de infecciones urinarias, etc);
  • Se olvida dónde está el baño
  • No recuerda las palabras para avisar de su necesidad
  • No recuerda o tiene dificultad para quitarse la ropa.

Estas son algunas maneras de tratar con la incontinencia de una persona con Alzheimer:

  • Use un recordatorio para que la persona vaya  al baño cada 2 a 3 horas.
  • Enséñale  cómo llegar al baño o puedes acompañarla.
  • Asegúrate de que a ropa sea fácil de vestir y quitar. Existen modelos adecuados.
  • Señala la puerta del baño con un letrero y símbolo grande con la palabra “Baño” o «Lavabo».
  • El baño debe estar adaptado, con un asiento elevado especial para que la altura de la taza del inodoro sea adecuada. También puedes usar un asiento de color para que sea más identificable.
  • Limita los líquidos después de las 6 de la tarde, si la persona tiene problemas en la noche.
  • Si tiene sed antes de dormir, lo mejor es darle fruta fresca. Evita los líquidos con cafeína, como café o té.

Pero si aún haciendo todos los pasos arriba la situación sigue siendo muy complicada, quizás ha llegado la hora de empezar a usar el pañal. Intentamos retrasar este paso porque muchas veces está asociado a un mayor deterioro en el proceso cognitivo. Por supuesto, siempre hay que valorar la calidad de vida de ambos, cuidador y persona con la enfermedad de Alzheimer.

¿Cómo añadir el uso de pañales a la rutina de una persona con Alzheimer?

Básicamente podemos decir que hay dos formas de abordar y la elección de una de ellas está vinculada al nivel de deterioro existente por cuenta de la enfermedad.

Opción Realista: A menudo, el enfoque adoptado es simplemente ser realista sobre la incontinencia tratándola como cualquier condición normal relacionada con la salud. Si la persona aún no está en una etapa tan avanzada, por mucha vergüenza que le dé este tema, podrá entender que la incontinencia es un efecto secundario completamente normal de muchos problemas de salud. Háblale con claridad, explicándole la nueva necesidad del uso de pañales. Esta opción puede ser más dura para el adulto que tiene la enfermedad que muchas veces puede negarse al uso del pañal. Como cuidador es normal  frustrarse e incluso enojarse por todo el trabajo que puede implicar cuando alguien tiene incontinencia, pero recuerda que la persona mayor también puede sentirse avergonzada por no poder controlar su vejiga y / o sus intestinos. Ponerse en su lugar te ayudará a ajustarse a su mentalidad, lo que a su vez te ayudará a desarrollar un enfoque más compasivo.

Opción Práctica
: Otra opción es no entrar en muchos detalles sobre este cambio. En esta situación estará prohibida la palabra pañal, ya que él asociará a una forma infantil de vestir. Puedes llamar «calzoncillo desechable», «bragas desechables» o «ropa íntima desechable».
Existe un caso muy curioso contado por Claudia Alves que cuida de su madre la señora Francisca a más de 10 años con Alzheimer y es responsable del método Love Care para cuidar de personas con Alzheimer en Brasil, ella cuenta que:

«Un día llegó a casa con los pañales pants, para incontinencia tipo braguitas y los vistió ella misma. Luego se los enseñó a su madre y dijo, mamá, ahora vamos a usar braguitas desechables, ya no hace falta lavar cada ropa interior- tú y yo vamos a ir así con estas nuevas bragas, súper práctico, no? Y así fue como su madre empezó a usar los pañales. Y sin cuestionar y tampoco hacer de la situación algo agotador.

Usar el humor y la ligereza puede ayudar con algunas personas por lo que bromear que su estilista dijo que era hora de cambiar su ropa por algo más elegante que podría funcionar para algunos. Sin embargo, mucha precaución. Si eliges probar el humor, hazlo sabiendo que podría ser contraproducente. Mucho depende de la personalidad de la persona a quién cuidas.

Si has decidido que es el momento de introducir los pañales en la rutina de la persona mayor con Alzheimer, es bueno que leas también esto:

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de usar pañales para adultos?

Las principales ventajas son:
Comodidad, el pañal para adultos evita la incomodidad que siente el anciano cuando se producen las fugas de la vejiga y manchas en su ropa.
Menos estrés, los pañales de adultos evitan la preocupación por las manchas en la ropa y la ansiedad de buscar constantemente un baño cercano cuando se producen las fugas.
La mayoría de los pañales para adultos son muy delgados y absorbentes, por lo que no se notan debajo de la ropa.
Los pañales para personas mayores generalmente se quitan de la misma manera que la ropa interior, por lo que son fáciles de usar y cambiar.

Desventajas del uso de pañales en personas mayores
La no aceptación del problema de incontinencia conlleva a la no aceptación de la necesidad de emplear este tipo de artículos de higiene.
Sensación de inseguridad al caminar o al moverse como consecuencia de una circunstancia que a las personas mayores les resulta nueva.
Falta de adaptación a las limitaciones de control de los esfínteres que obligan al empleo de pañales en adultos mayores.
Problemas de índole emocional. Para una persona adulta con Alzheimer, si aún tiene conciencia de la situación, empezar a utilizar pañales puede ser interpretado como un retroceso en sus funciones básicas.

Es importante que utilices la protección de mejor calidad posible. Verifique las marcas que le van bien y la talla adecuada a sus necesidades.  Esto no solo puede ahorrarte trabajo, sino que también puede ayudar a proteger la piel de la persona y también el cuidado con el hogar.  Haz click aquí para ver algunas opciones.
Además, es recomendable utilizar protección para la cama, sillas, sofá, según la frecuencia de uso. Puedes comprar aquí.

Por una variedad de razones, es posible que un cuidador no pueda brindar atención para la incontinencia por sí mismo en el hogar. De hecho, la incontinencia es una de las principales causas de colocación en un centro especializado o residencia. Para muchas personas aquí es el momento de contratar a un cuidador en el hogar para ayudar con la higiene personal y el uso del baño.

¿Qué te ha parecido este asunto? Espero que te haya sido de utilidad. Y si tienes alguna duda, ¡envíanos tu pregunta!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*