Nueva evidencia vincula las infecciones virales nasales con la rápida progresión del Alzheimer

coronavirus

Un nuevo estudio ha presentado más evidencia que respalda una hipótesis que sugiere que las infecciones virales en el sistema olfativo pueden acelerar la progresión de la enfermedad de Alzheimer (EA). En lugar de centrarse en virus específicos, la investigación analizó la relación entre los biomarcadores de infecciones virales y la neurodegeneración en el hipocampo.

Durante décadas, los investigadores han informado de una asociación entre las enfermedades cerebrales y las infecciones virales agudas. El virus del herpes simple en particular se ha asociado durante mucho tiempo con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Pero no está claro exactamente cómo las infecciones virales podrían estar influyendo en la neurodegeneración.

Esta nueva investigación se centró específicamente en el sistema olfativo. Se ha descubierto que la pérdida del sentido del olfato es un posible marcador temprano de la neurodegeneración del Alzheimer. Entonces, la pregunta que se explora aquí es si las infecciones virales en la nariz juegan un papel en acelerar el deterioro de la enfermedad de Alzheimer.

Para investigar esto, los investigadores analizaron tejido cerebral post-mortem de varias personas que murieron con la enfermedad de Alzheimer. En comparación con las muestras de tejido tomadas de sujetos cognitivamente sanos de la misma edad, el grupo de Alzheimer mostró marcadores sustanciales de infección viral e inflamación en el tracto olfativo, una vía clave que conduce al hipocampo.

«En general, el perfil transcripcional que hemos observado en este estudio puede ser representativo de un sistema olfativo bombardeado rutinariamente por patógenos y las ramificaciones patológicas resultantes, como la deposición de amiloide, la activación de la microglía y posibles alteraciones de la mielinización», escriben los investigadores en el nuevo estudio. «Tomado junto con un cuerpo de literatura paralelo que indica que la EA temprana se caracteriza por la pérdida del olfato , el depósito de amiloide en el epitelio olfativo y la disfunción de las neuronas sensoriales olfativas, nuestro estudio plantea la posibilidad de que la infección viral del bulbo o tracto olfativo acelere la enfermedad de Alzheimer .»

El estudio no se centró en qué patógenos específicos podrían ser responsables de las infecciones persistentes. Sin embargo, los investigadores especulan que el virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1) y el virus de la varicela zoster (VZV) son los culpables más probables. Ambos virus han estado previamente implicados en la progresión de la enfermedad de Alzheimer, y se sabe que ambos conducen a infecciones latentes de por vida.

El autor principal del nuevo estudio, Andrew Bubak, plantea la hipótesis de que esta pérdida del sentido del olfato inducida por virus en última instancia acelera la degeneración del hipocampo. Entonces, en lugar de que nuestro sentido del olfato se vea dañado por la neurodegeneración del Alzheimer, en realidad es el proceso de perder nuestro sentido del olfato lo que posteriormente causa más daño cerebral relacionado con la demencia.

“Sabemos que uno de los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida del sentido del olfato”, dijo Bubak. “Toda la vía olfativa va al hipocampo. Si disminuye la señalización a lo largo de esa vía, obtendrá menos señalización para el hipocampo. Si no lo usas, lo pierdes”.

El nuevo estudio fue publicado en Neurobiology of Aging .

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*