Lecanemab: medicamento experimental para la enfermedad de Alzheimer

anciano deprimido

El 30 de noviembre, Eisai y Biogen anunciaron los resultados de su último ensayo clínico de fase 3 en la enfermedad de Alzheimer. El veredicto: un tratamiento de 18 meses con lecanemab retrasa la pérdida cognitiva y funcional en un 27 por ciento en personas con deterioro cognitivo leve o demencia leve debido a la enfermedad de Alzheimer. Los resultados del estudio también se publicaron en el New England Journal of Medicine.

La compañía farmacéutica Eisai afirma que, a diferencia de los medicamentos ya aprobados para el tratamiento del Alzheimer, este es capaz de ralentizar la enfermedad en lugar de solo reducir sus síntomas.

Esta buena noticia, sin embargo, es solo el primer paso para encontrar una verdadera cura para el Alzheimer.

Qué es Lecanemab

Lecanemab es un anticuerpo que se adhiere a las proteínas beta-amiloides acumuladas en el cerebro y permite que el sistema inmunitario se deshaga de ellas. En el Alzheimer, esta proteína forma agregados y se cree que contribuye a la progresión inicial de la enfermedad .

Por lo tanto, Eisai seleccionó a las personas con mayores posibilidades de beneficiarse del tratamiento: aquellas en las primeras etapas de la enfermedad o con deterioro cognitivo leve que tienen grandes acumulaciones de beta-amiloide. Este es el caso de aproximadamente siete de cada ocho personas con un diagnóstico de Alzheimer y la mitad de las que viven con un deterioro cognitivo leve. Después de 18 meses de tratamiento, un tercio de los tratados tenían niveles normales de beta-amiloide.

Esta no es la primera vez que un producto se deshace de la beta-amiloide, pero es la primera vez que un tratamiento produce beneficios cognitivos y funcionales estadísticamente claros. Sin embargo, el efecto es pequeño: en la escala de calificación de demencia clínica de 18 puntos , las personas tratadas perdieron medio punto. Por lo tanto, el impacto real en la vida de una persona tratada es modesto. Dado que los síntomas de la enfermedad de Alzheimer progresan lentamente en las primeras etapas de la enfermedad, será importante determinar si el efecto continúa después de más de 18 meses.

Efectos secundarios

El tratamiento tampoco es todo buenas noticias. Condujo a una contracción del cerebro un 25 por ciento más rápida. Los investigadores han atribuido esta atrofia a la eliminación de beta-amiloide. Sin embargo, esta no es una idea universalmente aceptada, ya que los niveles cerebrales de beta-amiloide son demasiado pequeños para explicar tal reducción . Se desconocen las consecuencias de tal contracción.

El fármaco lecanemab reduce el deterioro cognitivo en personas con Alzheimer, pero a veces también provoca efectos secundarios graves.

Una sexta parte de los tratados desarrollaron edema cerebral, una acumulación de agua que indica inflamación. El tratamiento también provocó el doble de hemorragias cerebrales, aproximadamente una de cada seis, en comparación con los que recibieron el placebo. Sin embargo, solo una de cada 30 personas experimentó síntomas relacionados con estas dos anomalías. Aunque las microhemorragias leves son bastante comunes en los ancianos, podrían reducir la capacidad de adaptación del cerebro. Por lo tanto, esto podría aumentar la vulnerabilidad del cerebro a enfermedades como el Alzheimer .

Afortunadamente, los subgrupos de pacientes pueden beneficiarse más de este tratamiento. Los hombres y las personas de 75 años o más tuvieron una reducción de más del 40 por ciento en el deterioro cognitivo. Las personas sin la variante e4 del gen APOE, el principal factor de riesgo del alzhéimer , experimentaron menos efectos secundarios y una mayor ralentización de la progresión de la enfermedad.

Por el contrario, las personas que portaban dos copias de APOE e4, de ambos padres, tenían seis veces más probabilidades de desarrollar síntomas de hemorragia cerebral o edema. Además, estas personas, en promedio, no experimentaron ningún efecto positivo del lecanemab. Tener una sola copia de APOE e4 parece permitir que las personas se beneficien del tratamiento mientras aumenta ligeramente el riesgo de efectos secundarios.

Estos datos ofrecen la esperanza de que los profesionales de la salud puedan seleccionar a los pacientes que tienen más probabilidades de beneficiarse del tratamiento.

Lo que aún falta

Todo indica que lecanemab requerirá muchos recursos. Primero, antes de administrar lecanemab a un paciente, debemos asegurarnos de que su cerebro contenga altos niveles de beta-amiloide. Esto requerirá un costoso equipo de imágenes además de un equipo de profesionales bien capacitados.

El anticuerpo también debe inyectarse una vez cada dos semanas, lo que requiere una mayor participación de los pacientes, sus familiares y profesionales de la salud. Para controlar el riesgo de efectos secundarios, las imágenes de seguimiento también serán esenciales. A esto se suma el costo del medicamento en sí, que aún no ha sido anunciado. Según los analistas, esto podría rondar los US$20.000 por año .

En definitiva, el sistema sanitario y la comunidad investigadora tendrán que dedicar importantes recursos para ofrecer este nuevo tratamiento de forma equitativa al mayor número de personas. Se necesitarán más seguimientos médicos y neuropsicológicos, habrá que construir nuevas infraestructuras de imágenes cerebrales y habrá que formar personal especializado.

Debemos esperar que este nuevo tratamiento valga la pena el esfuerzo.

Esperemos también que los resultados de futuros ensayos clínicos informen una mayor eficacia en mujeres y en personas con APOE e4. Después de todo, lecanemab es solo el comienzo y se necesitará mucho más para curar realmente la enfermedad de Alzheimer.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*