La investigación sobre el Alzheimer descubre el papel de la proteína tau en el desarrollo de la enfermedad y podría proporcionar un nuevo objetivo de tratamiento

cuidador alzheimer

La enfermedad de Alzheimer presente no tiene cura conocida ni terapia eficaz. Un estudio reciente intenta llenar los vacíos en nuestra comprensión de cómo surge el trastorno neurodegenerativo progresivo en el cerebro. Según un estudio de la Universidad de Flinders, una proteína llamada tau, un factor crítico en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, pasa de un estado normal a un estado de enfermedad. La investigación también demuestra cómo este descubrimiento podría ofrecer un objetivo terapéutico.

Publicados en la revista Science Advances, los hallazgos del equipo brindan esperanza para prevenir que ocurra el proceso de transformación de tau, manteniendo así a tau en un estado saludable y evitando los efectos tóxicos en las células cerebrales.

«Junto con un pequeño péptido llamado amiloide-beta, la proteína tau es un factor central en la enfermedad de Alzheimer. Tau es necesaria para los efectos tóxicos en las células cerebrales que luego dan como resultado una función de memoria deteriorada», dice el autor principal del estudio, el Dr. Arne Ittner, Senior Research Fellow en Neurociencias en el Flinders Health and Medical Research Institute.

En el curso del desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, tau se acumula en depósitos dentro de las células cerebrales. Durante este proceso, tau se modifica mucho, con varios depósitos compuestos de tau que llevan múltiples cambios pequeños en muchas posiciones diferentes dentro de la molécula de tau.

Si bien los neuropatólogos conocen estos cambios en tau desde hace décadas, no estaba claro cómo llega tau a esta etapa multimodificada. El nuevo estudio ha resuelto parte de este misterio y proporciona un nuevo mecanismo para explicar cómo tau se modifica progresivamente.

El estudio se propuso responder si un cambio en un punto específico de tau facilitaría la modificación de otro punto. El equipo se centró en la relación entre tau y las proteínas quinasas, que son enzimas que introducen cambios en tau.

«Por lo general, las proteínas quinasas se dirigen a puntos específicos, llamados sitios de fosforilación, en tau y otras proteínas, e introducen cambios solo en estos puntos específicos», dice la autora principal del estudio, la Dra. Kristie Stefanoska, investigadora en demencia en la Universidad de Flinders.

«Sin embargo, sospechábamos que algunas de estas enzimas pueden atacar varios puntos en tau y lo harían de manera aún más eficiente si tau ya estuviera modificada en un punto para empezar.

Los investigadores realizaron un gran experimento que incluyó hasta 20 cambios diferentes en tau y 12 enzimas, centrándose en el tipo de cambio más abundante observado en tau de los cerebros de pacientes con Alzheimer.

Si bien el estudio descubrió que un cambio en tau facilita la introducción de otro cambio, también pudo identificar «sitios maestros» en tau, que son puntos específicos que gobiernan las modificaciones posteriores en la mayoría de los otros sitios.

«Al modificar estos sitios maestros, pudimos impulsar la modificación en muchos otros puntos dentro de tau, lo que llevó a un estado similar que se observa en los cerebros de los pacientes con Alzheimer», dice el Dr. Ittner.

El siguiente paso para el equipo fue ver si los sitios maestros podrían ser objetivos para reducir las propiedades tóxicas de tau en el Alzheimer, en un intento por mejorar la función de la memoria.

El estudio actual empleó ratones que tenían amiloide y tau y desarrollaron síntomas parecidos al Alzheimer, incluidos los déficits de memoria. Los investigadores encontraron que los ratones no desarrollaron déficits de memoria cuando tenían una versión de tau que carecía de uno de los sitios maestros identificados, en comparación con los ratones que tenían la versión habitual de tau.

El equipo ahora investigará cómo sus hallazgos pueden traducirse en un tratamiento.

«Hemos demostrado que este nuevo concepto tiene potencial terapéutico, pero se necesita trabajo futuro para comprender el papel de estos sitios maestros en la salud y la enfermedad», dice la Dra. Stefanoska.

«La modificación de tau en la enfermedad de Alzheimer es un proceso complicado. El nuestro es el primer estudio que vincula un cambio inicial en tau con la modificación en múltiples sitios a lo largo de toda la proteína».

Los autores dicen que el nuevo mecanismo y los sitios maestros en su centro podrían aplicarse a una variedad de trastornos neurológicos en los que tau está involucrada, incluida la enfermedad de Parkinson, la lesión cerebral crónica inducida por conmoción cerebral y el accidente cerebrovascular.

«La desaceleración de los cambios en los sitios maestros de tau en estas enfermedades puede frenar la toxicidad de tau y la demencia», dice el Dr. Ittner.

«Este nuevo mecanismo nos ayuda a comprender por qué existe una modificación extensa de tau en la enfermedad de Alzheimer en primer lugar. Esto ayudará a los investigadores y médicos a diseñar medios para un diagnóstico mejor y más temprano».

Fuente: science.org

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*