Impresión 3D para hacer ortesis: ventajas y desventajas.

ortesis 3d

La impresión 3D ha demostrado grandes aplicaciones dentro del área de Tecnología de Asistencia (TA) en el desarrollo de productos para ayudar en la vida diaria, las ortesis y las prótesis. Pero, ¿cuáles son las ventajas y desventajas de usar este tipo de tecnología en el desarrollo de estos productos?

Bueno, sabemos que los dispositivos de TA disponibles comercialmente, como las adaptaciones para la vida diaria, tienen un alto costo y una selección limitada. Ya, a través de la impresión 3D, es posible ofrecer no solo ahorros de costes, sino también personalización y mejoras, tanto funcionales como estéticas.

Una de las principales ventajas relacionadas con la producción de órtesis, tanto de las extremidades superiores como inferiores, es la capacidad de reproducir las mediciones de los usuarios sin contacto directo, a través de escáneres 3D. Reemplazar el método incómodo usando el molde de yeso, ofreciendo al usuario un proceso más cómodo, rápido y sin riesgos con una mayor precisión en el registro de las mediciones del usuario.

Mediante el uso del escáner 3D, además de crear ortesis que satisfagan mínimamente las necesidades de los usuarios, es posible eliminar factores externos que pueden suponer un riesgo, como la inexperiencia del profesional, la manipulación excesiva del material (que puede generar molestias e indeseables puntos de presión). Además de proponer soluciones innovadoras de mejora que no son posibles con materiales tradicionales.

Otro punto interesante del método de impresión 3D es su materia prima. El plástico PLA, además de ser biodegradable, cuando se sumerge en agua caliente, altera sus propiedades, suaviza y, por lo tanto, puede realizar ajustes directamente en la extremidad del paciente, de la misma manera que el método tradicional que utiliza el termoplástico de baja temperatura. Recordando que el PLA tiene una ventaja más por ser un material de bajo coste.

Por otro lado, ¿cuáles son las desventajas de la impresión 3D? El primer punto es el coste de inversión, tanto en equipos como en capacitación sobre los procesos de producción que implican la impresión 3D. Esto se debe a la baja cantidad de profesionales que trabajan directamente con el desarrollo de estos productos.

El tiempo de producción también puede considerarse un punto desfavorable. Si bien una órtesis de la extremidad superior, utilizando material termo-moldeable, puede producirse en hasta 2 horas (por un profesional calificado y experimentado), los procesos que involucran el método 3D pueden tomar de 6 a 9 horas, desde el escaneo hasta la impresión del modelo. Es importante señalar que, aunque el tiempo de diseño y producción de una ortesis 3D es más largo, los errores de diseño son significativamente menores en comparación con el proceso tradicional, otra ventaja, además de los ya mencionados anteriormente.

Nos encanta cuando podemos enseñar cómo la tecnología va desarrollándose cada vez más para permitirnos realizar avances en el desarrollo de las actividades. La tecnología tiene que existir como una aliada más de los terapeutas, ¿no es verdad?

Para más publicaciones sobre tecnología de asistencia haga clic aquí.

¿Ya conoces Reab TV? Allí encontrará muchos consejos y pautas de actividad para fortalecer aún más su práctica clínica, ¡id a conocerlo! Y no olvidéis poner los subtítulos en español, ya que de momento todos los vídeos están en portugués.

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*