Estimula con refranes incentivando nociones de economía

ahorrar

Hacer actividades de estimulación cognitiva con las personas mayores es una práctica corriente de centros de día, de consultas de terapeutas ocupacionales y también de familias que cada vez más comprenden la importancia de estas actividades para mantener el cerebro y la memoria activa.

De estas prácticas el uso de refranes suele ser muy estimulante por todo lo que puede aportar. Y si es en grupo, mejor aún, pues al mismo tiempo que se realizan ejercicios para recordar, se crean momentos agradables.
Son muchos los refranes que hacen parte de la sabiduría popular, principalmente entre las personas mayores ya que era una costumbre decirlos en varias situaciones, esta costumbre cada vez más se está cayendo en desuso por los más jóvenes, lo que es una pena ya que pueden aportar un conocimiento curioso y original.

Hoy te dejamos algunos refranes que hablan sobre la economía y el dinero y que puede ser un excelente recurso para trabajar temas financieros a la vez que estimulamos. Mira a los refranes y luego de proponemos como usarlos:

– Dinero en la bolsa, hasta que no se gasta no se goza.
– Quien compra lo superfluo no tardará en verse obligado a vender lo necesario.
– Cortesía de sombrero, hace amistades y no cuesta dinero.
– Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana
– Dinero ten, y a todo parecerá bien.
– La economía consiste en saber gastar y el ahorro en saber guardar.
– La economía es riqueza como el derroche, pobreza.
– El trabajo y la economía son la mejor lotería.
– El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro.
– Ahorrar no es sólo guardar sino saber gastar.
– El que trabaja principia bien, el que ahorra termina mejor.
– El más rico de todos los hombres es el ahorrativo; el más pobre, el avaro.
– La mayor y más merecida riqueza es la sabiduría.

Sugerencia de Actividad:

1 – Busca la otra mitad – actividad de emparejamiento
Prepara tarjetas con el principio de la frase y la parte final separadamente, cuidado con el tamaño y la grafía de las letras para que sea legible y de fácil entendimiento.
Si trabajas en grupo puedes distribuir la primera mitad para unos y la segunda parte para otros (cada persona debe tener el mismo número de tarjetas de 2 a 3 por ejemplo)
Una vez repartidas, cada persona leerá para sí misma las tarjetas que le han tocado e intentarán pensar en la otra mitad del refrán. Luego por turnos se leerá en voz alta y la persona que crea tener el complemento puede presentarse y así van sumando puntos y juntando los pares.

Observaciones:
Dependiendo del grupo con que trabajes puede que sea mejor poner las tarjetas pegadas en una pizarra o en la mesa para que visualmente vayan encontrando las respuestas.
Como es una actividad relacionada con el tema dinero, se puede proponer varias preguntas:

  • Pueden elegir el que mas les guste y  explicar el por qué.
  • También pueden contar alguna historia de la vida relacionada con el tema de ahorro, de cambio de monedas (por ejemplo cuando pasamos de las pesetas al euro) alguna anécdota de su vida que tenga relación con el tema

Recuerda que la idea es pasarlo bien a la vez que ejercitamos la memoria y otras habilidades, así que no hay que forzar, y hay que evaluar el grupo o persona con quien trabajas para saber ayudar adaptando el ejercicio a las personas que puedan tener más dificultades de lograrlo.

Si te gusta este tipo de actividad seguramente te gustará inspirarte más con: Usando refranes para la estimulación de personas mayores

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*