Érase una vez … cómo usar Cuentos de Hadas en Rehabilitación de adultos mayores

cuento de hadas

“Érase una vez….”
Esa es la frase típica que usamos al iniciar los cuentos de hadas ¿no? Confieso que me deleitan mucho y que ya los he usado como recurso para la terapia de rehabilitación cognitiva para adultos / ancianos.

El libro de cuentos de los hermanos Grimm, (aquí puedes comprar el que más te guste). Nombres inolvidables en los cuentos de hadas, fue la referencia que usé para lograr los objetivos terapéuticos de una manera ligera, porque es liviano … no sé si hay un adjetivo mejor para explicarlo.

El libro tiene varios cuentos, algunos cortos y otros más largos, algunos bien conocidos (como Blancanieves y la Cenicienta) y otras historias menos populares, pero no menos interesantes.

¡El resultado puede ser bastante sorprendente! Con una cliente más comprometida con la enfermedad de Alzheimer, utilicé una historia conocida, la Cenicienta, que le hizo interesarse más en el texto. Antes de la lectura “recordamos un poco la historia” y luego hicimos una comparación con el final de los Hermanos Grimm en relación a los famosos clásicos de Disney.

AVISO A LOS NAVEGANTES: estos cuentos no son infantilizados y La Cenicienta o La Bella Durmiente pueden tener no solo historias, sino finales diferentes de los que conocemos. Es importante leerlos antes de aplicar las historias en la terapia.
Además, sugiero que busquen libros de cuentos de hadas para adultos. En estas referencias para adultos, las ilustraciones son pocas y no se espera material para niños, ¡Porque en la realidad no lo son!

A continuación enumeramos algunas formas de utilizar los cuentos:

– Comparar las historias conocidas con las leídas.
– Usar textos para copiar o dictar (¡súper interesante para llamar la atención!).
– Interpretar las historias.
– Dar un final diferente a las historias conocidas.
o … simplemente “leer”. Comprenda esta lectura como un ejercicio cognitivo complejo que puede ser ayudado por una regla opaca (que ayuda al cliente a “guiar” la lectura).

¿Alguien ha tenido esta experiencia terapéutica o tiene alguna pregunta al respecto? ¡Nos interesa mucho saberlo !!!
¡Compártela!

También te puede interesar:
Cómo utilizar textos para rehabilitación y estimulación cognitiva

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*