Entrena tu cerebro de forma sencilla y económica

DOMINO

Todos buscamos alternativas para aumentar o mantener nuestra «capacidad mental», y afortunadamente existen muchas formas sencillas, de bajo coste, y que no hace falta tecnología para ayudar a agudizar la cognición y otras habilidades.

Las actividades de baja tecnología y estimulantes mentalmente, especialmente aquéllas que son desafiantes, ayudan a nuestro cerebro a crear nuevas conexiones. Cuantas más conexiones tengamos, más caminos tomará nuestro cerebro para llevar la información a donde necesita ir. Esto puede ayudar a mejorar la cognición general o en áreas específicas, dependiendo de la actividad ”, dice el Dr. Joel Salinas, neurólogo del comportamiento y miembro de la facultad del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de Harvard.

¿Necesitas inspiración? Aquí te dejamos una lista de Actividades de entrenamiento cerebral en qué prácticamente no hace falta el uso la tecnología:

Aprender un idioma. Las personas bilingües tienen mayor flexibilidad y alerta mental y pueden tener cierta protección contra el riesgo de desarrollar demencia, en comparación con las personas que hablan solamente un idioma. Aprender un segundo idioma más adelante en la vida puede incluso retrasar el deterioro cognitivo. Para comenzar, puedes escuchar grabaciones de idiomas, ver películas en la versión original, hacer un curso de idiomas o o descargar una aplicación de aprendizaje desde tu móvil, como Duolingo.

Escuchar o hacer música. La música puede activar casi todas las regiones del cerebro, incluidas las relacionadas con las emociones, la memoria y el movimiento físico. Obtén ese beneficio escuchando nuevos tipos de música o aprendiendo a tocar un instrumento. Echa un vistazo a las listas de reproducción de otros países o comienza a aprender a tocar un instrumento viendo videos gratuitos en YouTube.

Jugar a las cartas y juegos de mesa. Los juegos fortalecen tu capacidad para recuperar recuerdos o pensar estratégicamente (ya sea jugando al Monopolly o al dominó). Jugar a las cartas es útil porque requiere que uses varias habilidades mentales al mismo tiempo: memoria, visualización y secuenciación.

Viajar o hacer excursiones, Visitar un lugar nuevo te expone a imágenes y sonidos que aumentan la plasticidad del cerebro, formando nuevas conexiones en él. Es posible que no puedas viajar muy lejos durante la pandemia, pero simplemente explorar áreas cercanas que no conoces puede producir cambios cerebrales. Considere ir a una ciudad que nunca hayas visitado antes o ir a un parque al aire libre con un terreno desconocido (tal vez montañas o bosques densos) para obtener nuevas perspectivas.

Culturizarse , Ir a obras de teatro, ver películas, ir a conciertos o visitas a museos. Las actividades culturales estimulan el cerebro de varias formas. Si bien es posible que ahora no pueda disfrutar de estas actividades por las restricciones de movilidad, es posible que puedas verlas en línea. Escoge algo que requiera poco esfuerzo para comprender, por ejemplo, una obra de Shakespeare o una película extranjera (trate de averiguar lo que dicen los personajes sin leer los subtítulos). Si estás viendo una exposición de museo en línea, intenta capturar los detalles que el artista utilizó para transmitir el mensaje.

Practicar Rompecabezas de palabras o números. Se ha demostrado que trabajar con rompecabezas de palabras (como crucigramas, Jumble o Sudoku) ayuda a las personas a mejorar sus puntuaciones en las pruebas de atención, razonamiento y memoria. Prueba un tipo diferente de rompecabezas cada día (por ejemplo, un Sudoku un día, acertijos el siguiente, el otro crucigramas) y aumente el nivel de dificultad a medida que los rompecabezas se vuelven más fáciles.

Puede que ya lo hagas algunas de estas actividades, pero si deseas maximizar los beneficios del entrenamiento cerebral, no te limites a solamente una estimulación: Existe evidencia que sugiere que cuantas más actividades con este propósito realices, más reducirás tu riesgo de deterioro cognitivo leve.

Y la combinación de actividades estimulantes de la mente con ejercicio, aprendizaje o socialización puede tener un efecto aún más potente en la cognición. Por ejemplo:

  • Bailar mientras escuchas música nueva.
  • Aprender algo viendo una conferencia en video sobre un artista antes de ver una exhibición del trabajo de esa persona.
  • Socializar jugando un juego de mesa en línea con amigos durante una videollamada.

Una recomendación importante: Incluye estas actividades en tu rutina y tu forma de vivir, no las uses pensando que son «obligaciones» para entrenamiento cerebral. Encuentra las que más te guste y ¡Disfrútalas porque son divertidas! Te harán la vida más alegre y además pueden terminar mejorando tu cognición.

Si quieres leer más sobre este tema te recomendamos:

Envejecer con salud cerebral: ¡entienda cómo tener reserva cognitiva y prevenir la demencia!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*