El cuidado no se limita a bañarle y ayudarle a comer… ¡el cuidado también es proporcionarle felicidad!

anciana y cuidadora felices

Es escuchar, mantener una charla sobre un tema que le guste, jugar, hacer compañía para ver fotos antiguas, y dar a otro la oportunidad de poder ser él mismo, permitiéndole elegir y hacer lo que pueda. Es también permitirse momentos de descanso y placer aunque seamos los que cuidan.

Cada vez que leo estudios y datos que reflejan la carga del cuidador, me pregunto si las personas realmente entienden (en sentido común) lo que es cuidar. Las complejidades que implica la atención; complejidades y dificultades.

Cuidar puede ser agotador cuando no hay autocuidado para quienes cuidan; puede ser exhaustivo cuando no nos enfocamos en actividades que también sean placenteras para los cuidadores y, como rehabilitador, digo, también es agotador cuando no le damos al mayor al que cuidamos el espacio y el tiempo para que hagan lo que puedan y así, “ahorrar” al cuidador la labor de hacer otra tarea cuando no es necesario.

Y, obviamente, estas variables anteriores pueden cruzarse y hacer que todo sea aún más agotador (y más allá de lo que debería implicar felicidad). No nos podemos olvidar que para cuidar primero debemos cuidarnos, cada momento que veamos que necesitamos desconectar como cuidador, será importante para estar menos irritable, más disponible y más feliz al realizar esta tarea que muchas veces no hemos podido decidir asumirla. Lea también 10 consejos para ayudar a mantener bajo control el estrés del cuidador

Debemos hacer que el cuidar no sea solamente noches sin dormir, problemas que hay que solucionar diariamente, días que se hacen repetitivos, cansancio físico de estar siempre disponible para ayudar, cuidar es proporcionar felicidad para al que cuidamos y para nosotros como cuidadores. Por esto insistimos en la importancia entre todas las tareas que debemos hacer encontrar momentos para disfrutar de este cuidado juntos, haciendo algo que sea placeroso tanto para el anciano como para el cuidador.

En resumen dejamos un mensaje para aquellos que desean formarse como cuidadores o que necesitan saber más sobre lo que es cuidar a alguien, basta decir que cuidar es ayudar a otro a alcanzar la felicidad en su vida cotidiana ¡y esto no es nada fácil!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*