¿Cómo viajar con una persona con Alzheimer?

viaje persona demencia

¿Ganas de viajar? Pero cuidas a una persona con Alzheimer y no sabes cómo o si podrás hacerlo, existe una serie de cuestiones que debes tener en cuenta antes de viajar, pero la principal es la planificación.

Con la pandemia del coronavirus más controlada y las pautas de las vacunas cada vez más cumplidas, muchos están empezando a volver a planear viajes más largos, volver a visitar la familia aunque viva en otro país, o realizar un viaje de los sueños que fue aplazado.
Sabemos que todo dentro de la rutina de una persona con Alzheimer debe ser muy planeado y organizado para evitar frustraciones y sorpresas desagradables. Por esto hoy decidimos hablar sobre un tema que aún no habíamos abordado en la realidad de la demencia:

¿Cómo viajar con una persona con Alzheimer?

El cambio de rutina, ambiente desconocido, visitas a lugares y personas que hacen referencia al pasado pueden dejar a la persona con demencia confundida y desorientada en el tiempo y / o el espacio.
Por esto es muy importante seguir pautas simples que pueden hacer una gran diferencia para que las personas con este tipo de enfermedad puedan disfrutar o el viaje no sea un problema. No decimos que sea fácil porque la tarea de ir de viaje con una persona con Alzheimer es un reto. Hacer planes por adelantado puede hacer el viaje más fácil para todos. Sugerimos que planifiques el viaje siguiendo tres pasos:

Antes del Viaje:

1. Habla con la persona sobre el viaje, ubicándolo sobre el destino; cuándo se llevará a cabo la salida y el regreso; Para ayudar en esta tarea, puedes usar un calendario grande con información visual de las fechas.
2. Invita a la persona con Alzheimer a elegir ropa y pertenencias que irán en la maleta. ¡Hacer una lista antes de elegir es una buena idea! Este momento es una oportunidad para asesorar sobre la previsión meteorológica del destino de viaje; No te olvides de poner las ropas y objetos que la persona disfruta ver o tener consigo para aumentar su comodidad.
3. Organiza los medicamentos por días y horarios si aún nos lo tienes así. Esto ayudará a tener un mayor control y os brindará más seguridad.
4. Habla con el médico sobre los medicamentos que puedes usar en caso de que se altere mucho durante los viajes. Que la perosna con demencia esté tranquila durante el trayecto es esencial, principalmente si se trata de largas distancias, sea en avión, autocar o tren.
5. Guarda los documentos importantes en un lugar seguro. Por ejemplo: pasaportes, tarjetas de seguro, nombre y número de teléfono del médico, lista de medicamentos, etc
6. Viaja con otro familiar o un amigo. Un viaje en buena compañía además de estimulante para todos puede ser necesario durante el viaje. Pero por ejemplo, si sólo vas a viajar tu y tu madre con demencia, intenta que otra persona os acompañe al aeropuerto o estación de tren.
7. Lleva un cambio de ropa extra en la bolsa de mano. Nunca se sabe que puede ocurrir.

Durante el Viaje:

El camino puede ser entretenido y conducir a diversas formas de estimulación:

1. Indícale los lugares conocidos;
2. Recuérdale siempre a dónde vas y qué vas a hacer allí, ¡esto es fundamental!
3. Si la persona con demencia es capaz de responder, preguntarle qué camino tomar y qué lugares se verán hasta llegar al destino, ¡es una excelente manera de estimular la atención, la percepción y la memoria!

Al llegar al destino del viaje:

1. ¡Recuerda dónde está y qué fue a hacer allí!
2. Permita suficiente tiempo para cada cosa que quieras hacer. No planifique muchas actividades.
3. Recuerda hechos importantes que experimentó anteriormente en este lugar (si es un sitio conocido).
4. Pregunta siempre qué le gustaría hacer a la persona mayor, utiliza preguntas sencillas y objetivas. Ofrece solo dos opciones de respuesta: sí / no.
5. Planifica tiempos de descanso.
6. Intenta no cambiar demasiado la rutina que tenía en su hogar. Es importante respetar los horarios de comida y descanso, siendo ideal que se acueste a la misma hora que suele hacer cuando está en casa.
7. Presta especial atención por las noches, ideal es dejar la luz del baño encendida ya que sabes que la enfermedad muchas veces les hacen deambular en lugares que no conocen bien.
8. Comenta sobre las vistas, los objetos importantes y sus funciones. Usa esta información para estimular y dar más significado al viaje.
9. Asegúrate de que la persona lleve consigo una identificación; esto será muy importante caso se pierda.
10. Esté preparado para terminar su viaje antes de tiempo, si es necesario.

Vale resaltar que todos estos puntos son solo consejos que te pueden ayudar a planear y tener éxito al viajar con una persona con Alzheimer. Pero cada persona es un mundo y hay que respetar los límites. El viaje debe ser un momento de satisfacción y placer, no de frustración. No insista demasiado e intenta hacer que cada momento valga la pena, para ti como cuidador y para la persona con demencia. ¡Esperamos que lo consigas!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*