Adaptaciones para tener un lavadero más seguro y accesible para la persona mayor

lavadero

El lavadero o cuarto de lavado es uno de los sitios de la casa del que poco se habla cuando se trata de cambios pensados ​​para “envejecer en el ambiente” (aging in place) o ante situaciones de salud que necesitan urgentemente este tipo de adaptaciones.

Se pueden señalar varias razones para esta “no inversión” en modificaciones de lavandería, una de ellas es el tema cultural en algunas regiones de subcontratar este tipo de servicio o llevarlo a una lavandería especializada; otro es que no todos los pisos en España disponen de un espacio destinado a esto, además el significado mismo de las actividades que se desarrollan en este entorno, no es algo muy atractivo.

Sin embargo, cuando nos disponemos a pensar en modificaciones para este entorno, nos deparamos que crear un cuarto de lavado accesible no es una tarea sencilla. No solo necesitamos acomodar varios tipos diferentes de electrodomésticos y objetos , sino que el espacio en sí debe estar en una ubicación conveniente y organizada adecuadamente (algo que no siempre tenemos disponible). Si te dispones a construir este ambiente para una persona mayor, o renovar una existente, debes tener en cuenta todos estos factores.

Los siguientes consejos proporcionan una guía para el diseño de lavaderos y le permitirán seguir ocupándose de esta tarea esencial por su cuenta durante los próximos años, si deseas envejecer en el espacio donde vives o que estás proyectando:

Si vives en una casa, el primer paso para diseñar el lavadero es ubicarlo en una habitación de fácil accesibilidad, que implique un un riesgo o esfuerzo mínimo. En general, este debe ser el piso de la casa que contiene el salón y cocina, para evitar dificultades si surgen problemas de movilidad.

No solo debes tratar de minimizar la frecuencia con la que subes o bajas escaleras en general, sino que ir a otro piso es especialmente arriesgado cuando llevas una gran cantidad de ropa. Por lo tanto, debe ubicar la lavandería en el mismo nivel que su dormitorio, baño principal, área de ejercicio y cualquier otro lugar donde se pueda generar ropa sucia. Si algunos de estos lugares se encuentran en diferentes niveles de su hogar, coloque el cuarto de lavado más cercano al que generará más ropa, generalmente el dormitorio.

Si vives en un piso, no hace falta preocuparse con lo dicho anteriormente ya que seguramente todo estará en el mismo nivel.

Las habitaciones a las que solo puede acceder a través de la cocina, por ejemplo, son una mala elección para todo lo que hay en un lavadero, ya que para llegar hasta él tendrás seguramente que pasar por algunos obstáculos como mesa, sillas, armarios, etc. Aún sabiendo que no es la mejor elección, es una opción común en la gran mayoría de los hogares.

Es posible que el espacio disponible para el lavadero, sea muy pequeño, por lo que es mejor optar por una lavadora-secadora. Dos funciones en una sola máquina que te permitirá secar toallas y sábanas, y así no necesitar sitio donde tenderlas. También es importante organizar los productos de limpieza para la ropa cerca de la lavadora.

Para tenerlos a mano. Si puedes organizarlos en estanterías visibles, mejor. otra buena opción es usar un cajón extraíble, ya que será más ergonómico y llegarás fácilmente a todos los productos, sin necesidad de tener que sacar los de delante para acceder a los últimos de la fila.

Del mismo modo, no ponga el cuarto de lavado en ningún lugar donde el número y la ubicación de los obstáculos puedan cambiar con regularidad. Incluso si tiene un área limpia y accesible en su garaje, por ejemplo, el espacio de su garaje tiende a llenarse sin previo aviso. Estos espacios son incluso más peligrosos que los obstáculos permanentes, ya que es posible que no los esté esperando si no siempre están allí. En su lugar, elija una habitación a la que pueda acceder constantemente sin obstrucciones.

Como comentamos antes, el lavadero puede ser un espacio desafiante para hacer modificaciones para adaptarlo al envejecimiento, pero es muy necesario, ¿verdad?

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*