Actividades para la rutina de estimulación de la persona con Alzheimer

cubos de madera

La rutina diaria de un cuidador de persona mayor no es fácil. Varias tareas del cotidiano del adulto mayor son de responsabilidad del cuidador: alimentación, higiene, manejo de medicamentos y, no olvidemos, estimulación cognitiva.

Pensando en los materiales que pueden utilizar los cuidadores de personas mayores en la estimulación cognitiva, hemos decidido enumerar las actividades y los objetos que pueden hacer la rutina de estimulación.

Aunque sea difícil decir todo en un sólo post, vamos a intentarlo:

Leer

Libros Revistas, diarios: estos recursos pueden ser útiles para estimular todas las habilidades cognitivas relacionadas con la lectura, pues aunque parezca una actividad aparentemente simple, todo comienza con el reconocimiento de letras, sílabas y palabras, para el procesamiento de oraciones y párrafos hasta llegar a la comprensión del texto. Usando la lectura, el cuidador puede estimular el conocimiento previo del lector sobre el tema, estimulando el lenguaje y la memoria. Las habilidades de comprensión y razonamiento son necesarias para la interpretación del texto. Por lo tanto, al ser capaces de alcanzar este nivel de procesamiento de información, el cuidador debe exigirles que interpreten el texto leído.

Curiosidad:

“Sgúen etsduios raleziaods por la Uivenrsdiad ignlsea de Cmdibrage, no ipmotra el odren en el que las ltears etsén ersciats, la úicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la útlima ltera esétn ecsritas en la psiócion cocrreta. El retso peuden etsar ttaolmntee doaerdsendo y aún pordás lerelo sin pobrleams, pquore no lemeos cada ltera en sí msima snio cdaa paalbra etenra.”

Conociendo esta curiosidad, es más fácil entender la complejidad de la lectura para nuestro cerebro.

Algunas estrategias pueden ser necesarias para lograr un desempeño efectivo del cliente mientras se lee:

– Uso de la regla. La regla puede ser importante para dirigir la atención del cliente al texto y guiarlo en cuanto a la secuencia de la oración. Las reglas recomendadas son opacas, ya que las transparentes pueden no “aislar” completamente el texto que se está leyendo.

– Uso del marcador de texto. Los famosos marcadores de texto también se pueden usar en la estrategia de aislar el extracto del texto que se está leyendo o el principio y el final del texto.

Aún sobre la lectura, podemos usar periódicos y revistas para la orientación temporal y espacial. Recuerde que en la parte superior del periódico o en el borde de la portada de la revista siempre tenemos la fecha / período.

Consejo: la revista que conozco y me encanta mucho los textos es “Simple Life”. Los textos son atemporales y dejan mucha tela que cortar cuando el tema es interpretación.

Oír música

Aquí en la web tenemos una etiqueta que es “musicoterapia”. Decidimos agregarla porque la música es de hecho una herramienta terapéutica muy útil. Y cuando se trata de estimulación cognitiva, no podíamos dejarla de lado.

La música puede ser relajante para el cliente, es decir, en momentos de inquietud, es una excelente herramienta para el cuidador cuando quiere cambios de humor en el cliente. Como dispositivo estimulante, uno puede usar la música pidiéndole al cliente que aplauda, silbe o patee los pies, como una forma de “percibir” el cuerpo y estimular el ritmo.

La memoria musical también puede ser estimulada, sabemos que todos tenemos canciones importantes, y cuando el cuidador sabe qué canciones son importantes (o de la época de la persona mayor) puede activar recuerdos que pueden ser objeto de conversación entre el cuidador y el cliente. Además de hablar sobre los recuerdos, también hace parte de la estimulación cognitiva, pedirle al cliente que cante. Cantar es algo que incluso las personas en etapas avanzadas de demencia pueden hacer. De hecho, el uso de la música en estas etapas avanzadas de la demencia puede traer a la realidad a las personas que pasan la mayor parte del tiempo distantes y ausentes y sin relación con la realidad.

Ver fotos

Tener fotografías significativas enmarcadas por la casa es tener un recurso útil para quien cuida de otro. Las fotos enmarcadas y los álbumes de fotos pueden ser utilizados constantemente por el cuidador para estimular la memoria de los clientes. El reconocimiento de rostros, lugares y situaciones se puede lograr a través de la fotografía. Discutir los recuerdos es una estrategia que se usa hoy en la “terapia de reminiscencia” que consiste en usar fotografías, objetos familiares y música para obtener beneficios cognitivos y de conducta. Hacer uso de estas características a menudo puede ser bastante positivo para los clientes.

Estimular el uso de objetos familiares

Mantener los objetos familiares a la vista de los clientes es una acción que debe desarrollar el cuidador. Estos objetos no solo ayudan a los mayores a orientarse, lo que reduce el riesgo de confusión y agitación, sino que también traen recuerdos importantes. De hecho, la disminución de la confusión se debe a esta “memoria”.

Permitir (siempre que no comprometa la seguridad) y estimular la manipulación de objetos familiares puede ser crucial para mantener la persona mayor activa durante más tiempo. Si él es capaz de peinarse, incluso si necesita de supervisión o si el cuidador necesita rehacerlo en última instancia, es importante mantener la memoria de cómo realizar las actividades. Si es capaz de “ordenar” el cajón, debe ser estimulado para hacerlo. Esto debe verse no solo como una estrategia para preservar los recuerdos, sino también como una actitud positiva hacia un sentido de autoeficacia.

Por lo tanto, notase que debe ser parte de la rutina de estimulación mantener al cliente activo en las actividades que él conoce.

Recuerde MANTENER SIEMPRE AL MAYOR TAN INDEPENDIENTE COMO SEA POSIBLE.

Fomentar el contacto del cliente con amigos y familiares

El cuidador será la persona que pase más tiempo con el mayor y, por lo tanto, la persona que más lo conozca en términos de habilidades y limitaciones. Es parte de la progresión de la demencia de Alzheimer, así como otras demencias, el distanciamiento social del cliente, ya que las habilidades necesarias para la socialización están siendo comprometidas.

Mantener las relaciones sociales tanto como sea posible también es importante desde un punto de vista cognitivo. Socializar es una oportunidad para usar habilidades cognitivas. Cuando enfrentamos un caso con algunas limitaciones que impiden la socialización, es necesario que el cuidador sea el intermediario de esta relación. Ejecutar como una especie de “traductor” para el cliente. El cuidador no solo “traducirá” la conversación, sino que también guiará a los familiares y amigos cómo debe hacerse.

Proporcionar oportunidades para la actividad física

Es una tontería pensar que la persona con Alzheimer no puede hacer actividad física. Ella no solamente puede como debe hacer. Los ejercicios físicos son parte de una rutina con estímulos.

La actividad es una excelente oportunidad para estimular al cliente desde el punto de vista cognitivo, pidiéndole que preste atención y reciba información del entorno (“Mire el frente de su casa, que hermosa”. ¿Era así su casa cuando vino a vivir en ella? “Etc.). Y además de ser una oportunidad para la estimulación, la actividad física contribuye para la reducción de las placas amiloides (causa del Alzheimer).

Aquí en la web ya hemos hablado de esto, vea en este post los ejercicios físicos recomendados para la persona con Alzheimer.

Ejercicios Cognitivos

Los ejercicios cognitivos pueden ser guiados por terapeutas que trabajan con personas mayores y contemplarán las habilidades de la memoria, la atención, el razonamiento, etc. que deben fomentarse. Hay materiales que pueden tener ejercicios interesantes para este grupo, algunos que desafían las habilidades cognitivas con temas más generales y otros con temas más específicos centrados en la historia, la rutina, los hábitos y los intereses de las personas mayores, como los siguientes materiales:

Cuadernos de Estimulación Cognitiva Reab (en breve)
Libro con ejercicios cognitivos para personas mayores con Alzheimer

Estas actividades que mencionamos deben ser parte de la rutina de la persona con Alzheimer. De hecho, la rutina es muy importante para estos casos pues ayuda en la orientación. Siéntese con su terapeuta ocupacional y planifique con él la rutina del cliente de acuerdo con la cantidad de estimulación necesaria.

Las actividades que alguna vez fueron parte de la vida del cliente y que fueron significativas, como ir a la misa, jugar cartas o bailar (entre muchas otras) deben, si es posible, incorporarse a esta rutina de estimulación. Los familiares serán valiosas fuentes de información sobre las actividades e intereses de los mayores, no dude en buscarlos.

Ah, nunca olvide que para llevar a cabo cualquier actividad necesita la mayor seguridad posible. Mejor evitar situaciones que puedan representar riesgos, para el paciente o para el cuidador.

1 Trackback / Pingback

  1. Cómo saber que actividades hacer con las personas con Alzheimer | Reab

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*