Actividad y Utilidad: Cómo hacer mascarillas protectoras con botellas pet

mascara con botella pet

En tiempo de Coronavirus, dónde encontrar papel higiénico, alcohol gel y mascarillas protectoras se hace una misión casi imposible, nos pareció muy interesante un artículo reciente del sitio web wwwhatsnew donde explican como un físico nuclear de la Universidad Técnica Checa en Praga propone una forma creativa de hacer una máscara protectora eficiente con el uso de materiales caseros.

Pensamos que además de una excelente actividad cognitiva es extremadamente útil, ya que sabemos que actualmente todos debemos adoptar medidas para protección nuestra y de los demás y las mascarillas están entre las más solicitadas. Así que vamos a ello:

¿Qué materiales necesitaras para hacer tu la mascarilla protectora?
Una botella PET de 2 litros (sin la tapa)
Tijeras
Banda elástica
Servilletas
Sellador de ventanas, aunque su uso puede ser opcional.

Ahora es solo seguir el paso a paso divulgado en el diario novinky.cz.

1. Lo primero que deberás hacer será cortar el fondo de la botella, seguido después de otro corte en forma de T invertida como se puede ver en la imagen abajo:

mascarilla

2. Una vez hecho esto, ya habrás obtenido la forma completa de la mascarilla en donde el próximo paso será ajustarla a tu cabeza, haciendo para ello 2 agujeros a través de los cuales deberás pasar la banda elástica. Pon la mascarilla en tu rostro con el pico apuntando hacia abajo y abre lo más posible tus ojos.

3.
El paso 3 es tratar de cubrir el contorno de la botella usando el sellador de ventanas, el cual, podrás conseguir en ferreterías en presentación de tiras adhesivas. Esto, para ayudar a que la mascarilla se ajuste mejor a tu rostro y te resulte cómodo al usar. (Pensamos que caso no consigas este material puedes intentar usar cinta adhesiva fuerte)

4. Para finalizar solo hace falta introducir algunas servilletas (mejor aún toallas de papel o nanofibras) en la parte inferior de la mascarilla, asegurándote de cubrir también el pico. Una vez terminada colócate la mascarilla y comprueba que puedas respirar bien, de lo contrario, deberás retirar una de las servilletas para permitir que entre el aire.

¿Parece fácil, verdad? Aún no la hemos hecho por aquí pero lo intentaremos y la enseñaremos. Hay que añadir que según su creador, Vojtěch Petráček, esta mascarilla cuenta con otras ventajas además de la económica: Al usarse servilletas de papel, estas absorben la humedad que una persona genera al momento de exhalar para toser o estornudar, pero serán tiradas después del uso, ¡aunque la mascarilla no! lo que la hace mucho más ecológica.

Después de cada uso procederemos a su higienización, que puede ser hecha con alcohol o con abundante agua (no hirviendo) y jabón.
¿Te ha gustado la idea? ¡Compártela!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*