10 beneficios de la terapia ocupacional para convivir con la demencia

terapeuta ocupacional

Cuando una persona es diagnosticada con demencia sus familiares pueden buscar una serie de profesionales para apoyarles en este momento, aún sabiendo que la enfermedad no tiene cura. Esto porque las personas con demencia pueden someterse a otros tratamientos que pueden ayudarles a convivir con los síntomas de la enfermedad.

Pero ¿Será que han pensado en la estrecha conexión que existe entre la terapia ocupacional y la demencia?

Infelizmente muchas personas no asocian a este profesional con la realidad de la enfermedad, pero son los terapeutas ocupacionales que abordan la demencia como una condición que interrumpe el desempeño ocupacional. Son ellos los que evalúan a las personas que tienen la enfermedad para determinar su nivel de discapacidad y fortaleza, así como las áreas de desempeño en las que necesitan ayuda. El objetivo principal es permitir que la persona tenga autonomía y pueda el máximo de tiempo posible realizando actividades sin total dependencia.

¿Y cómo lo logran? Vamos a listar los principales beneficios que las personas con Alzheimer o algún tipo de demencia obtienen de la terapia ocupacional.

1. Mejoran la seguridad

Los terapeutas ocupacionales son expertos en comprender todas las ocupaciones, inclusive las actividades de la vida diaria. Con esta comprensión estos profesionales pueden ayudar por ejemplo a prevenir las caídas. Un gran porcentaje de personas con la enfermedad tienen un alto riesgo de sufrir caídas, lo que puede provocar un deterioro más rápido, hospitalización, no poder cuidarse por sí mismos o tener que mudarse de casa, etc.

Los profesionales evalúan la seguridad del hogar y el entorno donde la persona con demencia pasa la mayor parte del tiempo, lo que les permite hacer recomendaciones prácticas sobre los cambios que deben ocurrir para mantener a la persona segura. (Estos pueden incluir la instalación de barras de ducha, la eliminación de alfombras o el uso de sillas de ruedas cuando sea necesario.)

También son los T.Os (como son conocidos estos profesionales) los responsables por recomendar equipos o “herramientas” necesarias para reducir los incidentes de lesiones y para permitir que la persona siga teniendo determinadas habilidades.

Además ofrecen orientación sobre cómo hacer las actividades diarias en función de las habilidades de cada persona.

2 – Trabajan la capacidad de mantener los recuerdos

Las habilidades de comunicación son una de las áreas clave que manejan los terapeutas ocupacionales, con el uso de la reminiscencia y actividades significativas pueden ayudar a recordar memorias valiosas que pueden traer alegría o lágrimas.

3. Ofrecen apoyo y orientación a los cuidadores

Los terapeutas juegan un papel crucial en aliviar la carga de los cuidadores porque su trabajo consiste principalmente en promover la independencia, para esto ellos establecen rutinas que facilitan un poco el trabajo de cuidar. Sabemos que las rutinas y determinados procedimentos pueden asegurar que la persona que tiene demencia coma y beba bien, tome sus medicamentos en los momentos adecuados y tenga menos conductas problemáticas.

Los T.Os también pueden orientar sobre cómo:

  • Reducir distracciones
  • Disponer de instrucciones fáciles de comprender
  • Comunicarse y usar señales visuales
  • Desglosar tareas para simplificarlas

4. Promocionan las relaciones sociales

Muchas personas que tienen demencia tienden a exhibir algunos comportamientos que pueden poner a prueba sus relaciones. Haciendo que se vuelvan socialmente retraídos o que otras personas no quieran pasar tiempo con ellos.

El terapeuta ocupacional estudiará los problemas de comportamiento que están afectando las interacciones sociales y las relaciones cercanas, identificando lo que las desencadena y ofreciendo posibles soluciones.
Él puede ayudar a lidiar con los problemas de comunicación, los arrebatos frecuentes y cómo responder positivamente a las emociones subyacentes. Muchas veces la solución puede ser tan simple como realizar una actividad de interés de la persona con demencia como rompecabezas, doblar la ropa o clasificar objetos.

5. Ayudan a mejorar la función cognitiva

La función cognitiva se refiere a varias habilidades mentales. Puede incluir la toma de decisiones, el aprendizaje, la atención, el recuerdo, el razonamiento, el pensamiento y la resolución de problemas.
Una de las formas en que los profesionales pueden ofrecer ayuda es llevando a las personas con demencia a actividades que estimulen las habilidades cognitivas.
Esto es especialmente útil durante las primeras etapas de la enfermedad porque puede ayudar a retrasar la progresión y prolongar la independencia.

6. Trabajan el equilibrio y la fuerza

Aquí es donde entra en juego el ejercicio cuando se habla de terapia ocupacional y demencia. Estos expertos pueden elegir el tipo correcto de ejercicios que una persona con demencia puede realizar cómodamente según su capacidad.

Esto puede resultar en la mejora de la fuerza y ​​el equilibrio de la persona para que pueda disfrutar más de la vida.

7. Ayudan a mantener un estilo de vida saludable

Los terapeutas ocupacionales van más allá de ayudar a las personas con demencia a mantenerse activas. También ofrecen una mano en lo que respecta a mantener un estilo de vida diario saludable para la mente. Por esto valoran la realización de diversas actividades funcionales que son vitales para su estilo de vida. Buscan darles un propósito en la vida haciendo actividades que tengan significado para la persona. O sea si están jugando al golf, haciendo jardinería, jugando con sus nietos, realizando actividades grupales o realizando tareas en la oficina, todo tiene un significado.

8. Ayudan a eliminar el estrés

Muchas personas que padecen demencia se deprimen porque su funcionalidad se ve limitada de una forma u otra. Los profesionales hacen todo lo posible para ofrecer un apoyo emocional positivo.
Identificarán las cosas que hacen feliz a la persona con demencia y las tareas que puede completar sin demasiadas complicaciones. Es una manera de ayudar a una persona a concentrarse en las cosas que puede hacer.

Además, pueden incorporar técnicas y ejercicios de relajación en la rutina diaria.

9. Ayuda con las transiciones importantes de la vida

Con el tiempo es posible que las personas con demencia tengan que hacer algunos cambios drásticos en sus vidas. Estos pueden incluir tener que retirarse del trabajo o incluso mudarse de su hogar a una residencia para personas mayores adecuada.

Los terapeutas ocupacionales tienen el conjunto de habilidades necesarias para guiar a las personas a través de estas transiciones de vida para que sean lo más fluidas posible.

10. Acceso a otros servicios útiles

Hay momentos en los que un T. O. no tendrá todas las respuestas. Pero pueden encaminar a la persona con demencia a otro profesional ya que suelen trabajar conectados con un grupo más grande de equipo de atención médica y social. Es importante señalar que las personas pueden hablar con los terapeutas sobre cualquier aspecto de su salud. Con base en esto, podrán dirigir a un individuo a las redes y organizaciones que ofrecerán ayuda.

¿Qué te ha parecido?

¿Sabías de la importancia de contar con un terapeuta ocupacional para acompañar a la persona con demencia?

fuente: readementia

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*