Sonríe y estimula el cerebro haciendo actividades divertidas

mayores riéndose

¡Sonríe, es bueno para tu cerebro! La típica frase !sonríe aunque no te estén filmando” nos dice mucho sobre los beneficios que este habito puede traer a nuestra vida.

Como dice el refrán, “reír es la mejor medicina”. Esto alivia el estrés, proporciona un impulso de energía y simplemente hace que la vida valga la pena. ¡Pero parece que los efectos en lo que respecta al cerebro van más allá! Aunque las respuestas emocionales se limitan a áreas específicas del cerebro, la risa involucra varias regiones, por lo que precisamente la risa es el ejercicio de memoria más importante de todos.

Esta semana hablamos sobre los beneficios de la flor de Tom Kitwood y sus beneficios, pero la estimulación de las personas mayores puede ir a mucho más.
En la escuela aprendemos los cinco sentidos: tacto, gusto, olfato, oído, vista. Todos estos se pueden ejercitar a través de actividades diarias y todos sabemos que son importantes entrenarlos cuando hablamos de actividades para mayores.

Pero, ¿Qué pasa con nuestros otros sentidos? Nuestro sentido de libertad, nuestro sentido del equilibrio, nuestro sentido del espacio, nuestro sentido de pertenencia, etc. Quizás lo más importante: nuestro sentido de la diversión y nuestro sentido del humor, que son intrínsecos. Nos mantienen en marcha, incluso en nuestros días más oscuros. ¿Se les reconoce el mismo valor?
Lo creas o no, hay mucho más que una risa como resultado de una broma. Los chistes activan áreas del cerebro que son cruciales para el aprendizaje y la creatividad.

Recuerda que la gente dice: “dime con quién andas y te diré quién eres”. Es por eso que a las personas exitosas les gusta salir con otras personas exitosas, porque ideas brillantes y potenciales pueden ser el resultado de esta empresa. Lo mismo ocurre con la risa, seguramente te reirás más si te rodeas de gente positiva.

Entonces, ¿Cómo puedes traer más risa a tu vida considerándolo como un ejercicio de memoria?

Mi tía abuela solía decir: “Bueno, ¡es un poco divertido!” cuando se refería a actividades un poco diferente para mejorar las experiencias cotidianas: “Esto podría eludir la cena de patatas fritas del sábado por la noche, a mirar un baile por la calle o a llevar una pieza de bisutería un poco “extravagante”. Pequeñas cosas, pero a ella le daban un poquito más a las normas de vida. Y le hacían gracia.

Muchas actividades divertidas se reducen porque se consideran “infantiles” o degradantes, pero si cree que será divertido, ¡pruébalo! y si cuidas a una persona mayor ¡también!

Antes de todo, tienes que aprender a reírte de ti mismo. No tiene sentido insistir en las cosas malas de la vida, sobre todo, sabiendo que nuestra vida es finita, o sea hay que aprovechar nuestro tiempo en la tierra. Comparte tus momentos más graciosos o embarazosos en lugar de guardártelo para ti.
Si oyes reír a otros, intenta participar en esto. A las personas les gusta compartir su alegría y felicidad con los demás, porque les da la oportunidad de volver a reír. Cuando escuches reír a un grupo de personas, únete a ellos y pregúntales qué es tan divertido.

Si eres terapeuta ocupacional te propongo que hables sobre las “listas de deseos” con los mayores y anímalos a crear las suyas propias. Nunca eres demasiado mayor para vivir felices para siempre. Hacer la lista también puede ser divertido, ya que a veces con este tipo de actividad los ancianos se vuelven más atrevidos con sus ideas: andar en bicicleta, hacer rappel, esquiar en el agua, saltar desde un avión. Observa cómo se iluminan sus ojos cuando las ideas comienzan a surgir de manera rápida y furiosa con comentarios como “¿te imaginas?” Provocando risas.

Establece metas, tanto las victorias fáciles como los grandes logros.

¿Da miedo? Bueno, sabes que debes hacer algo que te asuste todos los días. ¿Cuáles son los riesgos si lo haces? ¿Y cuáles son los riesgos si no lo haces?

Ten siempre recordatorios para ser feliz, reír. Si a menudo te encuentras estresado en el trabajo, mantén un objeto decorativo divertido en tu escritorio o pon un póster divertido o un personaje de película o una fotografía en tu oficina que traiga un pensamiento feliz a tu mente. Y diviértete con los marcos que elijas para poner fotos de familiares y amigos.

Nuestra mente y memoria se ven muy afectadas por el estado de ánimo o la falta de humor. Si mantienes un espíritu liviano, una actitud leve y afable ayudarás a tu memoria.

Y luego, comparte la alegría del logro. Así que la misión del día es buscar algo que puedas decir la frase:

“¡Bueno, es un poco divertido!”

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*