¿Cómo decorar la casa o residencia para personas con demencia?

residencia

Pinturas, cuadros, vinilos e incluso muebles antiguos pueden transmitir a los mayores la experiencia de décadas anteriores, evocando recuerdos y especialmente promoviendo una sensación de comodidad y bienestar.

Las personas mayores con demencia utilizan estímulos externos para su regulación emocional y adaptación a nuevos entornos. Muchos ancianos (cuando se trasladan a un nuevo hogar) tienden a tardar un tiempo para adaptarse a nuevos entornos, o incluso pueden no reconocer el lugar como un hogar, ya que el hogar en su memoria es diferente.

Los entornos que se especializan en el cuidado de personas con demencia necesitan usar estímulos visuales, sonoros y otros canales sensoriales para estimular la memoria y dar un entorno familiar a las personas con enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia, que hoy representa un segmento significativo y en crecimiento de la población.

Es decir, no es solo una cuestión de diseño, tener referencias antiguas puede considerarse una característica funcional que hace que el ambiente sea cómodo, evoca recuerdos y alienta a las personas mayores a hablar sobre sus experiencias.

Los expertos dicen que la memoria de las personas con demencia puede activarse a través de los canales sensoriales, es decir, invertir en estos estímulos ambientales puede ser una buena propuesta para dar sentido al público de edad avanzada.

Investigadores daneses encontraron que los pacientes con demencia colocados en un entorno que se refería a su juventud podían evocar más recuerdos autobiográficos (sobre experiencias personales) que otras formas de estimulación. Si bien esta reminiscencia no funciona para todos y no revierte la enfermedad de Alzheimer, la adecuación ambiental puede mejorar el estado de ánimo y reducir la agitación y la deambulación, según Ruth Drew, directora de servicios familiares de la Asociación de Alzheimer.

La estimulación sensorial es realmente la clave para proporcionar lo que llamamos atención de conforto”, dijo Marguerite McLaughlin de la Asociación Estadounidense de la Salud.

Olga Deacon, (con sus 90 años), residía en Easton Home (Filadelfia) y es uno de los casos de personas con demencia que han vivido en un entorno modificado que también se benefician de este tipo de estimulación.
Los cuidadores informan que a menudo se sienta en la cocina, donde hay una vieja tabla de planchar, y se ríe de cómo solía ayudar a su madre a planchar. “Ella siempre me decía: ‘Esto tiene que ser recto, tiene que ser recto’. Tenías que enderezar los pliegues”. Según la nieta Olga, el entorno desencadena un estímulo en la abuela que motiva la conversación, que a menudo es difícil de iniciar.

En los pasillos de Easton Home aún se pueden ver paredes de “memorias” con imágenes dedicadas a temas como viajes, matrimonio, hijos, automóviles, perros y otros temas que estimulan la conversación entre residentes, empleados y familiares. Las imágenes muestran cómo era la vida hace 60, 70 años.

Además de las imágenes, pequeños carteles están por las paredes ofreciendo temas para entablar conversación como “¿Cómo aprendiste a conducir?”. En la casa todavía puede encontrar réplicas de calendarios y un sistema de pantalla táctil para involucrar a las personas mayores en una amplia variedad de actividades de estimulación a través de publicidad vintage.
anciana y cuidadora

Muy interesante ¿verdad?
¡Para aquellos que trabajan o cuidan a personas con demencia, realidades como esta pueden estimular acciones que buscan cambios en el entorno y un espacio más rico de estímulos!

Vía: medicalxpress.com

¿Has visto nuestros videos en Youtube?
¡Suscríbete a nuestro canal y no olvides activar el “timbre” para recibir las novedades! Nos vemos allí!

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*