Un avance en el tratamiento del alzhéimer: un nuevo fármaco frena el deterioro cognitivo

demencia

Se ha demostrado que una terapia de anticuerpos que puede eliminar la toxina amiloide en pacientes con enfermedad de Alzheimer ralentiza la progresión de la enfermedad en ensayos clínicos, informó The Independent. Esto se considera un gran avance en el tratamiento de la enfermedad después de años de investigación científica.

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que afecta a las personas en las últimas etapas de su vida y afecta su memoria y capacidad de pensamiento. En los casos más graves, los enfermos de Alzheimer no pueden realizar las tareas más sencillas. Según estimaciones del Instituto Nacional del Envejecimiento, hasta seis millones de estadounidenses pueden tener demencia causada por la enfermedad de Alzheimer.

Los científicos no entienden completamente la causa de la enfermedad, lo que dificulta encontrar una cura. En tal escenario, incluso un fármaco que reduce la gravedad de la enfermedad es aclamado como un gran avance y los resultados del reciente ensayo del fármaco demuestran más que una simple desaceleración de la progresión de la enfermedad.

El ensayo para la terapia de anticuerpos llamada lecanemab involucró a casi 1.800 personas, con edades comprendidas entre los 50 y los 90 años, a quienes se les había diagnosticado la enfermedad de Alzheimer temprana. El fármaco se administró a los pacientes quincenalmente en forma de goteo intravenoso durante un período de 18 meses.

Utilizando una escala clínica, los investigadores evaluaron la gravedad de la demencia midiendo síntomas como el olvido, las habilidades para resolver problemas y la capacidad de vivir de forma independiente. Los investigadores encontraron que el deterioro de la memoria disminuyó en un 27 por ciento en los pacientes que recibieron el medicamento. La administración del fármaco no detuvo la progresión de la enfermedad en los pacientes, pero se descubrió que progresó más lentamente en los que recibieron lecanemab.

Durante el ensayo, los investigadores también utilizaron análisis de sangre y escáneres cerebrales para medir los niveles de amiloide en los pacientes. En los pacientes que recibieron el fármaco de anticuerpos durante el ensayo, los niveles de amiloide cayeron tanto que los pacientes ya no pudieron ser diagnosticados clínicamente como afectados por la enfermedad de Alzheimer.

Los expertos le dijeron a The Guardian que el medicamento podría proporcionar una opción de tratamiento real para la enfermedad y que con el tiempo se harían más evidentes más beneficios. Sin embargo, otros investigadores advirtieron sobre el riesgo de eventos adversos, como el aumento del riesgo de sangrado por el uso del medicamento.

Durante el ensayo, según los informes, dos participantes murieron, pero los fabricantes de medicamentos han afirmado que las causas de sus muertes no estaban relacionadas con el anticuerpo utilizado. Desarrollado por Biogen, con sede en EE. UU., y la compañía farmacéutica japonesa Eisai, el fármaco se probará en ensayos de mayor duración para determinar su eficacia y seguridad, según la investigación publicada en el New England Journal of Medicine , publicada el martes.

El fabricante de medicamentos también está buscando una aprobación acelerada para el tratamiento con la FDA de EE. UU. a partir de marzo de 2023, informó Interesting Engineering en septiembre.

Lecanemab redujo los marcadores de amiloide en la enfermedad de Alzheimer temprana y resultó en una disminución moderadamente menor en las medidas de cognición y función que el placebo a los 18 meses, pero se asoció con eventos adversos. Se justifican ensayos más largos para determinar la eficacia y seguridad de lecanemab en la enfermedad de Alzheimer temprana.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*