Descubren una relación entre el COVID-19 grave y la enfermedad de Alzheimer

covid 19 y alzheimer

Al principio de la pandemia, los investigadores vieron tasas desproporcionadamente altas de pacientes con demencia que padecían COVID-19 grave. Una hipótesis común era que los deterioros de la memoria asociados con la neurodegeneración afectan la capacidad de una persona para seguir constantemente las medidas de control de infecciones, como el distanciamiento social y el uso de máscaras. Pero un nuevo estudio dirigido por científicos del University College London propone una variante genética clave, conocida por aumentar el riesgo de padecer Alzheimer, estimula las respuestas inflamatorias del cuerpo y puede conducir a una mayor susceptibilidad al COVID-19 grave.

En 2019, un equipo de investigadores descubrió que una serie de genes podrían estar asociados con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Paralelamente, un otro estudio del año pasado encontró variantes en uno de estos genes de riesgo de Alzheimer, OAS1, correlacionados con resultados severos de COVID-19.

Este nuevo estudio, publicado en la revista Brain, propone que OAS1 regula las respuestas inflamatorias de determinadas células. Y algunas variantes de OAS1 amortiguan esa respuesta reguladora que conduce a una actividad proinflamatoria, lo que puede explicar cómo aumenta el riesgo de Alzheimer y el COVID-19 severo.

Según el autor principal del estudio,  Dervis Salih:

«Si bien el Alzheimer se caracteriza principalmente por la acumulación dañina de proteína amiloide y ovillos en el cerebro, también hay una inflamación extensa en el cerebro que resalta la importancia del sistema inmunológico en el Alzheimer». “Hemos descubierto que algunos de los mismos cambios en el sistema inmunológico pueden ocurrir tanto en la enfermedad de Alzheimer como en el Covid-19. En pacientes con infección grave por Covid-19 también puede haber cambios inflamatorios en el cerebro «.

Enfocándose en una variante particular de OAS1, denominada rs1131454, la investigación primero confirmó que la variante puede aumentar el riesgo inicial de una persona de desarrollar la enfermedad de Alzheimer hasta en un 22 por ciento. Se cree que esta variante es extremadamente común, llevada por más del 50 por ciento de los europeos.

Al estudiar los mecanismos moleculares de esta variante de OAS1, los investigadores descubrieron que puede conducir a respuestas inflamatorias hiperactivas, y es esta acción la que juega un papel en la progresión del COVID-19 grave. David Strain, un investigador de la Universidad de Exeter, califica el nuevo estudio de «robusto» y sugiere que los hallazgos encajan con lo que sabemos de las «tormentas de citocinas» que son parte de las etapas severas del COVID-19.

“Sabemos que una de las vías clave en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer es la inflamación dentro del tejido cerebral y, a medida que nuestro conocimiento de la pandemia ha aumentado, hemos visto que muchas otras afecciones inflamatorias se destacan como factores de riesgo de malos resultados, por lo tanto los resultados no son demasiado sorprendentes ”, dice Strain, que no trabajó en esta nueva investigación.

Cada nuevo  hallazgo acaba generando una serie de otras preguntas.  Ahora cabe al equipo de investigación de UCL seguir analizando para descubrir qué papel podría desempeñar esta variante genética en el COVID prolongado, o cómo podría estar influyendo en algunos de los síntomas neurológicos más agudos que pueden estar asociados con la enfermedad.

Quizás un resultado más inmediato de estos nuevos hallazgos podría ser una forma de detectar fácilmente a los pacientes con mayor riesgo de COVID-19 grave. Esta variante genética en particular puede ser detectada con un simple análisis de sangre, lo que de una forma aún especulativa podría servir como una forma de identificar a los pacientes tempranos de Alzheimer.

De acuerdo con los investigadores, si lográsemos desarrollar una forma sencilla de realizar pruebas para estas variantes genéticas en los casos positivos de Covid-19, podría ser posible identificar quienes tienen un mayor riesgo de necesitar cuidados intensivos, pero aún hay muchos pasos a seguir para que esto sea posible.  Lo que esperan de este estudio es que sirvan también para  contribuir al desarrollo de un análisis de sangre que sea capaz de identificar si alguien está en riesgo de desarrollar Alzheimer antes de que muestre problemas de memoria. Esto efectivamente, será  un gran avance.

Fuente: University College London

Necesitamos tu opinión

Necesitamos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*