Beber agua hace vivir más. Un estudio encuentra un vínculo entre la hidratación y el envejecimiento

anciano bebiendo agua

Un estudio fascinante de investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) sugiere que las personas que no beben suficientes líquidos podrían correr un mayor riesgo de enfermedades crónicas y es más probable que mueran a una edad más temprana.

El nuevo estudio se inspiró en una investigación anterior del mismo equipo de científicos del NIH que investigó los efectos de la restricción de agua a largo plazo en la salud de los ratones. Ese estudio de 2019 encontró que privar crónicamente a los ratones de suficiente hidratación acortó su vida útil en aproximadamente seis meses, el equivalente a 15 años de la vida humana.

Entonces, esta investigación actual se propuso explorar si los niveles óptimos de hidratación en humanos influyen en la salud y el envejecimiento. Para hacer esto, el equipo analizó los datos de un estudio de salud cardíaca a largo plazo en curso que comenzó a fines de la década de 1980. Los datos comprendían más de 15.000 participantes, seguidos durante un promedio de más de 25 años.

Como medida indirecta de la hidratación, los investigadores observaron los niveles de sodio en suero en muestras de sangre. En personas sanas, esto se ha reconocido durante mucho tiempo como una forma eficaz de medir qué tan bien hidratado está un cuerpo humano, con niveles normales de sodio sérico entre 135 y 146 mmol/l.

Los niveles de sodio sérico en la cohorte se midieron en varios períodos de tiempo durante 25 años, junto con el seguimiento de 15 marcadores de salud utilizados para evaluar el envejecimiento biológico. Estos marcadores incluyeron la presión arterial, los biomarcadores inmunitarios y los niveles de azúcar en la sangre.

En general, la investigación encontró una correlación significativa entre los participantes con niveles séricos de sodio superiores a 142 mmol/l y un envejecimiento biológico más rápido. Más específicamente, aquellos participantes con niveles séricos de sodio superiores a 142 mmol/l tenían hasta un 15 % más de probabilidades de presentarse biológicamente mayores que su edad cronológica. Esta tasa saltó al 50 % en aquellos con niveles séricos de sodio superiores a 144 mmol/l.

En cuanto a las enfermedades crónicas, los niveles séricos de sodio superiores a 142 mmol/l se correlacionaron con un aumento del 64 % en el riesgo de enfermedades crónicas, como insuficiencia cardíaca, diabetes y demencia. Aquellos con los niveles más altos de sodio sérico (144,5-146 mmol/l) tenían un 21 % más de probabilidades de sufrir una muerte prematura en comparación con aquellos con los niveles más bajos de sodio sérico.

Por supuesto, la gran advertencia aquí es que la correlación no implica necesariamente causalidad. Y los investigadores son cautelosos al señalar que estos hallazgos no pueden sugerir directamente que la disminución crónica de la hidratación provoque una vida útil más corta. Es posible que los bajos niveles de hidratación diaria sean simplemente un indicador decente de un estilo de vida saludable, y aquellos que se mantienen bien hidratados también comen mejor y hacen más ejercicio.

Pero los investigadores señalan que hay algunas pruebas de laboratorio que sugieren que los bajos niveles de hidratación pueden desencadenar signos de envejecimiento en las células animales y humanas. Estos estudios muestran que el aumento de sodio sérico puede conducir a los tipos de actividad proinflamatoria y daño en el ADN que se ha relacionado con el envejecimiento acelerado. Por lo tanto, es plausible al menos plantear la hipótesis de que la hidratación subóptima crónica contribuye a las enfermedades relacionadas con la edad.

La coautora del nuevo estudio, Natalia Dmitrieva, dijo que es posible que las personas con niveles séricos de sodio superiores a 142 mmol/l se beneficien al aumentar su ingesta de líquidos. Algunas estimaciones indican que alrededor del 50% de todas las personas no cumplen con la ingesta diaria recomendada de líquidos. Entonces, según Dmitrieva, si un estudio más profundo puede validar esta asociación entre la hidratación y la salud general, entonces esta simple intervención podría tener un impacto significativo en la salud global.

“A nivel mundial, esto puede tener un gran impacto”, explicó Dmitrieva. “La disminución del contenido de agua corporal es el factor más común que aumenta el sodio sérico, por lo que los resultados sugieren que mantenerse bien hidratado puede ralentizar el proceso de envejecimiento y prevenir o retrasar las enfermedades crónicas”.

El nuevo estudio fue publicado en la revista eBioMedicine.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*